Skip to main content

Full text of "El Ojo Critico No 23"

See other formats


El Ojo Crítico 

CUADERNOS DE INVESTIGACIÓN PARA INVESTIGADORES 


Junio 1998 

w - 

Número 23 

Wüüi1 -- - - 1 


El fraude de los diablos de Haití 

Crónica de una aventura paranormal en la capital del Vudú 


"El que busca la verdad, corre el 
peligro de encontrarla..." 

Manuel Vicent 


L a situación era dantesca. Es¬ 
taba agarrando por el cuello a 
un negro de metro ochenta, 
amenazándolo con el machete 
y exigiéndole que nos llevase de 
vuelta a la ciudad inmediatamente. 
La situación se nos había ido de las 
manos por mi culpa, y a voz en grito, 
nos enfrentábamos al brujo y a su 
docena de ayudantes, en aquella 
remota playa a 40 kilómetros de 
nuestro hotel en Puerto Príncipe.... 
Pero comencemos por el principio... 
Llegamos a Haití en pleno carnaval. 
Las calles de Puerto Príncipe estaba 
literalmente tomadas por la muche¬ 
dumbre. Miles de haitianos se apiña¬ 
ban en la Av. Le Place bailando, 
cantando y luciendo insólitos disfra¬ 
ces. Mientras intentábamos cruzar 
entre aquel gentío para llegar a 
nuestro hotel me tropecé de bruces 
con un negro enorme que, al vol¬ 
verse, se encaró a mi disfrazado de 
Barón Samedí, el señor de la muerte 
en el religión vudu. Teniendo en 
cuenta que el objetivo de este viaje 
era presenciar la materialización de 
un "diablo" (no, no es broma) aquel 
haitiano disfrazado del Señor del Ce¬ 
menterio era una premonición poco 
halagüeña. Pero había gastado mu¬ 
cho dinero, y había recorrido miles 
de kilómetros, para investigar uno de 
los aspectos más increíbles del vudu 
y, sobretodo, para intentar encontrar 
una prueba, una maldita prueba, de 
que el mundo invisible que persegui¬ 
mos desesperadamente por medio 
mundo, es una realidad incuestiona¬ 


ble. Y ni el Barón Samedí, ni el 
mismísmo Lucifer me iba a hacer 
renunciar de ese ansiado objetivo. 


Los diablos de Haití 

Existe abundante bibliografía sobre 
el fenómeno zombi, sobre los espec¬ 
taculares trances vudú, las posesio¬ 
nes de las hounsi, la mágia de los 
houngan y las mambo 
(sacerdotes) y los siniestros 
poderes de los bokor (brujos), 
pero en toda la literatura que 
consulté durante las semanas 
anteriores al viaje no pude 
encontrar ni una sola referen¬ 
cia sobre los "diableros". Es 
cierto que existe bibliografía 
sobre "diablos", que a lo largo 
de la historia supuestamente 
han estado al servido se los 
humanos, como el famoso 
caso de Torralba, pero sobre 
este fenómeno en Haití nada 
de nada. 


en Haití a algunos bokor que afirma¬ 
ban poseer diablos a su servido. 
Según ellos, cuando un bokor pacta 
con un diablo, este le concederá 
poder, dinero, fama, o mujeres du¬ 
rante una serie de años que previa¬ 
mente acordarán, Al transcurrir esos 
años, el diablo cobrará su parte... la 
vida y el alma del brujo. Lamentable¬ 
mente no me permitieron ver nin¬ 
guno por mi mismo. 


•-•"V *?% i\ V 1 fe 




Preparación de los círculos para el ri- j 
tual de invocación Vudú 


Según mis fuentes, y según 
algunos relatos que había obtenido 
en un viaje anterior, se trataría de un 
escaso tipo de brujos que utilizarían 
la ayuda de seres no humanos, a los 
que llaman "diablos", para sus ritua¬ 
les mágicos. Dichas fuentes afirma¬ 
ban que no se trataría de entidades 
invisibles, como los loas (dioses 
vudu) sino de criaturas reales que, a 
través de ciertos rituales secretos, 
podrían ser materializados en nues¬ 
tro mundo, y que podrían ser vistos 
y fotografiados, con el debido per¬ 
miso. 

Hace un par de años pude interrogar 


¿Increíble....? Por supuesto, pero 
cuando mi buen amigo, y famoso 
periodista, Miguel Blanco me narraba 
su más increíble experiencia con lo 
sobrenatural, no podía menos que 
conceder a los "diableros" el benefi¬ 
cio de la duda. "Ocurrió hace 8 años, 
-relata Miguel Blanco- Yo estaba en 
Haití grabando una serie de TV y un 
brujo muy famoso de Puerto Principe 
me preguntó si yo quería ver algo 
fuerte de verdad. Asentí, y me llevó 
a una casa, en la periferia de la 
capital donde me presentaron a un 
bokor que, según me dijeron, traba- 


EN ESTE NUMERO 


En busca de los diablos de Haití: Crónica de una aventura paranormal en la capital del Vudú 1 

Denuncian una secta de culto ovni, liderada por un estigmatizado, que anuncia el fin del mundo (II) 5 

La prostitución del periodismo paranormal 8 

Entrega de los premios Mundo Misterioso en Madrid 11 

Teosofía: Claves de un mito ^ 

Curso de formación para la Policía y Guardia Civil sobre sectas y grupos esotéricos 15 

El modelo del año entrante: La aparición de los ovnis triangulares (II) 16 

Nuevas informaciones sobre el caso Meier 18 






















5 


El Ojo Critico 


jaba con Diablos. Me pidieron una botella de 
ron y una vela, que pagó mi arrugo. Yo no 
gasté ni un dólar en aquel ritual. Tras conv 
prarla y regresar a la casa, me crucé con una 
mujer de color que salía de una habitación con 
el rostro desencajado. Entre en la habitación y 
me sentaron ante una caja de madera que 
pude inspeccionar para ver si tenía alguna 
compuerta secreta, con resultado negativo. 
Delante colocaron una barrera de sal entre la 
caja y yo. La taparon y comenzaron a invocar 
al diablo. Al cabo de un buen rato la caja 
comenzó a tambalearse con fuerza y escuché 
dos voces hablando dentro. Después quedó 
solo una voz que hablaba en creol (lengua 
oficial de Haití) arrastrando mucho la erre. Esa 
voz habló también en francés y en castellano 
y me dijo osas de mi vida que no podía 
conocer nadie. Pedí si podía verlo, y entonces 
levantaron la cortina que tapaba la caja y vi a 
un ser de poco más de un metro de altura, de 
ojos amarillos, rostro extremadamente arru¬ 
gado -como un anciano- y piel blanca. Pude 
verlo a solo metro y medio de mi durante 
cinco minutos. Después se despidió. Entonces 
tapararon de nuevo la caja y al volver a 
destaparla ya no estaba..." 



Detalle del ritual de invocación al 
'diablo'’ en la playa haitiana. 


Ese relato de Miguel Blanco me ha quitado el 
sueño más de una noche. En este caso la 
fuente era completamente fiable, además 
Blanco es un aventurero que ha convivido con 
Tuareg, que ha explorado el Amazonas, que 
ha recorrido La India, en fin, que está muy 
curtido en el trato con brujos de todas las 
latitudes. No es un tipo fácil de engañar, 
además no fuma, no bebe y, por supuesto, no 
consume drogas. 

Poco despúes otro español me relataba su 
experiencia con un "diablo" de Haití. Se trata 
de Santiago M., un respetable topógrafo que 
viajó a Haití tras escuchar el relato de Miguel 
Blanco en el programa de radio "Espacio en 
Blanco". Su relato era prácticamente idéntico 
al de Miguel. "Me llevaron a una casa de dos 
pisos en Puerto Príncipe. Antes compramos 
una botella de ron. Me sentaron entre los tres 
brujes delante de una gran caja de madera, 
con una línea de sal entre ambos. Te confieso 
que cuando empezaron la invocación comenzó 
a apoderarse de mi el pánico. Tardó bastante, 
y yo empezaba a sentir terror. Sobretodo 
cuando la caja comenzó a temblar y escuché 
ia vez del diablo, un poco gangosa. Me em¬ 
pezó a habiar en castellano diciéndome cosas 
ce-scrales, y cuando destaparon la caja lo vi 
>f Era una especie de mezcla 

arra -c.~r= y animal, o algo así. Muy viejo y 


blanco. Se movía por la caja y, cuando se 
acercaba hacia mí, el brujo golpeaba con un 
cuchillo la caja, y el.diablo retrocedía... Te 
juro que nunca había pasado tanto pánico. De 
pronto taparon la caja y rápidamente volvieron 
a destaparla, pero cuando lo hicieron ya es¬ 
taba vacía y no había ni rastro del diablo...". 

Mientras interrogaba a estos y otros testigos 
sentía una envidia infinita de quien había 
podido contemplar cara a cara, a una critua- 
tura no humana. Esa era la ansiada prueba 
que yo llevo anos buscando infructuosamente 
para consolidar una fe en lo invisible que no 
tengo. En esos momentos yo no podía imagi¬ 
nar que pocos meses después, yo mismo me 
sentaría ante esa gran caja de madera, y 
asistiría no a uno, sino a dos rituales de 
"materialización" de "diablos" en Puerto 
Principe... 

Debo añadir que, mientras preparábamos el 
viaje, descubrimos que, aunque todavía no 
existía bibliografía académica al respecto, en¬ 
tre algunas agencias de turismo españolas y 
dominicanas ya comenzaban a circular rumo¬ 
res sobre los "diableros" haitianos. Al parecer 
algunos otros occidentales habían tenido ya la 
oportunidad de presenciar el aspecto más 
fuerte e increíble de la brujería vudu. 

Mientras conversábamos telefónicamente con 
un famoso brujo de Puerto Principe, Tony 
Guelin, preparando nuestro viaje, nos aseguró 
que podríamos ver un " diablo", y nos hizo una 
inquietante advertencia^" pero que no se os 
ocurra tomar fotos sin* su permiso, por que 
hace unas semanas unos periodistas belgas 
quisieron fotografiarlo cuando se materializó y 
dispararon los flashes de las cámaras sin 
avisar. Mon General ("mi General", así llamaba 
el brujo al "diablo", al que además identificaba 
con Bahel, uno de los lugarteniestes de Satán 
según los tratados de demonología medieva¬ 
les) se enfadó, y los mató a los tres....". 
Inmediatamente aclaré a Guelin que no haría¬ 
mos nada que pudiese desagradar al 
"General", y no por temor, sino porque creo 
sinceramente que cuando un profano se 
acerca a una religión o creencia extraña, debe 
mantener un respeto infinito. Además, mi ob¬ 
jetivo era el de satisfacer angustiosas dudas 
personales, no ganar el premio Pulizer. Por 
otro lado, ¿quien demonios se iba a creer que 
un demonio se materializa en una caja en Haití 
por muchas fotos que yo presentase? ¿alguna 
vez las fotos de OVNIS, del Yeti, de Nessi o de 
fantasmas se han cosiderado una prueba cien¬ 
tífica de lo paranormal...? 


La magia más sincrética del mundo 

Haití es un país complicado. La primera repú¬ 
blica negra del mundo, un tanto marginada y 
despreciada por occidente, es además un her¬ 
videro religioso. Las misiones católicas y pro¬ 
testantes intentan luchar inútilmente contra la 
religión vudu que los haitianos llevan implan¬ 
tada en sus genes. Sin embargo el vudú no 
lucha contra el cristianismo, ni contra el bu¬ 
dismo, ni contra el judaismo, ni contra nin¬ 
guna otra religión, al contrario, se nutre de 
ellas. Por ello no nos sorprendió demasiado 
encontrarnos en Puerto Principe con otro 
"diablero" que resultó ser un experto en Ca¬ 
bala judía y en hermetismo. 


2 


Yo ya había presenciado en Haití ntuales de 
vudú en los que se mezclaban símbolos masó¬ 
nicos, rosacruces o hasta deidades hinduístas. 
El sincretismo vudu fagotiza toda forma de 
mágia y religión, pero hasta ahora no había 
conocido ningún brujo haitiano que a la vez 
fuese cabalista y taumaturgo. Pero ese intere¬ 
sante personaje existía y ahora estaba ante 
nosotros. 

Llegamos hasta él por intercesión del colabo¬ 
rador en Haití de una conocida agenda de 
viajes (invito al lector a recordar este dato). Y 
no tuvimos demasiada dificultad para ganar¬ 
nos su confianza. Los estudios de teología, un 
poco olvidados ya, me sirvieron para mantener 
el nivel de la conversación y despertar el 
interés dei brujo. El Maestro Garret -que así 
se llama este insólito taumaturgo vudú- pare¬ 
cía contento de que unos blancos ignorantes 
siguiesen con tanta atención su discurso y 
pareciesen veraneramente interesados en 
sus poderes. Deísta forma, con mucha, pero 
mucha, mucha, paciencia, conseguimos que el 
Maestro Garret aceptase oficiar una ceremonia 
de materialización para nosotros. La verdad es 
que él lo estaba deseando. 

El Maestro Garret, nos explicó que el ritual que 
realizaba era costoso, ya que debían utilizarse 
muchos tipos de inciensos, velas, agua ben¬ 
dita, ceras, ofrendas, y muchos otros elemen¬ 
tos que, lógicamente, deberíamos pagar noso¬ 
tros, ya que éramos quienes pedíamos el 
ritual. Además habría que alquilar dos o tres 
vehículos, ya que tendríamos que desplazar¬ 
nos a casi 40 kilómetros de Puerto Principe 
con todos sus oficiantes y ayudantes, porque 
la ceremonia debía realizarse en un lugar 
concreto. Conseguimos rebajar de 2000 dóla¬ 
res a 250 el costo de los "gastos" del ritual, 
aportando nosotros parte de lo necesario. 
Entregamos a Garret el dinero, para que se 
hiciese cargo de comprar todo lo necesario y 
preparar el ritual, y sellamos el trato con un 
fuerte apretón de manos. Dos días después, 
según nos garantizaba el Maestro Garret, po¬ 
dríamos ver y hablar con Astarot, uno de los 
más legendarios personajes de la demonología 
de todos los tiempos... Cuando salíamos de la 
casa del Maestro Garret vi por el rabillo del 
ojo un gran cartel al otro lado de la calle; 
Astarote. El nombre del diablo que, aparente¬ 
mente, estábamos a punto de conocer, coro¬ 
naba una estafeta de lotería... parada otra 
premonición... 


Bahel: El general del infierno 

Disponíamos de dos dias más, y aprobecha- 
mos para intentar localizar a otros diableros. 
Por una serie de circunstancias, de pronto nos 
vimos en un coche camino de algún lugar 
desconocido, con un famoso brujo haitiano al 
volante. Cuando llegamos a nuestro destino, 
una concurrida calle en la preriferia de Puerto 
Prindpe, tomé un par de fotos de la zona, por 
si fuese preciso localizarla en el futuro. Des¬ 
pués nuestro guía nos condujo por un estre¬ 
chísimo callejón, entro dos casas, y entramos 
por el lateral de una de ellas. En cuanto vimos 
la escalera de caracol, Miguel Blanco endure¬ 
ció el rictus y me susurro al oído: "Fue aquí, 
esta es la casa donde vi el "diablo"". El lector 
se puede imaginar la emoción, tensión, alerta 
y temor que comenzamos a sentir. 










ei ojo crítico 


Tal y como me había explicado fielmente 
Miguel, una antesala de espera, sin mobiliario 
alguno, era el preámbulo al "cuarto del Día- 
blo". Curiosamente, y como ocurriera 8 años 
antes, nos cruzamos con una mujer de color 
que salía de la siniestra habitación. Su rostro 
expresaba auténtico terror, verdadero pánico. 
Cuando entramos descubrimos un cuarto de 
unos 3 por 4 metros. Sin muebles. Tan solo 
unas sillas frente una gran caja de madera -de 
2 metros de largo por 1 de ancho y 1 de alto- 
cubierta por una gran cortina negra .A su lado 
una pequeña mesa con algunos instrumentos 
extraños. Todo ello envuelto en una gran 
penumbra que permitía ver con mucha dificul¬ 
tad. 

Allí nos esperaba Jaques, un brujo negro... 
muy brujo y muy negro. No se trataba 
dé 'tablero" que 8 años atrás había 
mostrado a "Bahel" a algunos occiden¬ 
tales, como Miguel o Santiago. Según 
Guelín, aquel "diablero" había pactado 
con "Bahel" 30 años de éxito, dinero y 
poder. Había pasado ese plazo y 
"Bahel vino para cobrar lo que era 
suyo, y lo mató. Ahora es Jaques quien 
ha hecho un pacto con él..." 

Jacques, al que casi no podía ver la 
cara en aquella penumbra, era sobrino 
del "diablero" muerto, y tras su muerte 
había heredado su casa, su "cuarto del 
diablo" y su siniestra caja de madera. 

Y, al parecer, también sus secretos 
mágicos. 

Antes de subir a la casa Guelin nos 
había hecho comprar una botella de 
ron y unas velas. Ahora, muy solemne¬ 
mente, nos invitaban a sentamos ante 
la gran caja de madera. Jacques se 
sentó a mi lado. 

Apenas había sitio para todos en el 
pequeño cuarto. Entre la caja y nues¬ 
tras sillas, que estaban pegadas a la 
pared, había una gran tinaja llena de 
sal, con un cráneo en el centro. "La sal -nos 
deca Jacques, cuyos blancos dientes alumbra¬ 
ban como focos en la niebla cuando sonreía- 
es para protejeros y para que "mon General" 
no salga de la caja...". Y digo yo, si el "diablo" 
se materializa y desmaterializa a voluntad, que 
imperta que no pueda salir de la caja por 
déants... 

Mientras miraba, e decir, intuía, a Jacques, 
deseaba que sonriese mucho para tenerlo 
kxzíézatío en aquella inquietante penumbra... 
é condenado me había "confiscado" las graba¬ 
doras magnetofónicas, las cámaras de fotos y 
vídeo y la interna. 

Justo antes de tomenzar, Miguel Blanco y yo 
pedímos permiso para rodear la caja en busca 
de alguna puerta oculta, trampilla o alguna 
conexión con otra habitación. Nada. 

E bru^o destapó la caja un momento para que 
viésemos que estaba vacía. Volvió a taparla 
con Ea i 2 te y por fin comenzó el ritual. Jacques 
y su ayudante rectaban una inescrutable invo¬ 
cación ai "diablo" Bahel mientras giraban una 
cómica carraca. No pasaron ni cinco minutos 
cuando 1a caja «omenzó a temblar, a vibrar 
fuertemente. De pronto vi que por mi lado, en 


el ángulo inferior, y a sólo 15 o 20 centímetros 
de mi pié derecho, asomaba una especie de 
garra por debajo de la cortina. Era negra y 
parecía como de trapo. Aunque solo apareció 
un segundo y volvió a desaparecer dentro de 
la caja. Por un momento dudé de mi vista, 
pero lo mejor estaba por venir... Entoncés 
Jacques nos invitó a entregarle el ron como 
saludo. Yo tomé la botella y la metí detrás de 
la cortina. Noté un fuerte tirón en la mano que 
me la arrebató con violencia. 

Casi inmediatamente escuchamos una vo 2 
que provenía de la caja. Hablaba creo! arras¬ 
trando la letra R de forma evidente. Nos 
preguntó que queríamos pedirle. Y le respon¬ 
dimos que sólo verto y fotografiarlo. Al Gene¬ 
ral no le hizo mucha gracia lo de las fotos, y se 
entabló una discusión entre "diablo" y 


"diablero". Como podrás suponer, amigo lec¬ 
tor, mi pabellón auditivo estába más abierto 
que las antenas de Arecibo. Debía parecerme 
al "Chapis". Con el cuello extendido hacia 
adelante intentaba captar hasta el más mínimo 
sonido proveniente de la caja y ioh, sorpresa!, 
en un par de ocasiones escuché con toda 
claridad carraspeos. El "diablo" estaba carras¬ 
peando. Una de dos, o el Infierno no es tan 
ardiente, y el "diablo" tenía gripe, o estaba 
forzando la voz y allí había gato encerrado... 
De pronto el brujo levantó la cortina y pudi¬ 
mos ver que la caja estaba vacía. En su 
interior había aparecido la estatua de un 
buho... "buho encerrado". 

Habia rodeado la caja, y estaba seguro de que 
no había tubos, ni micrófonos, ni cables, ¿de 
donde venía aquella voz?. Jacques volvió a 
tapar la caja, e insistimos en nuestro deseo de 
ver físicamente al "diablo" que, tras una breve 
discusión, aceptó. En ese instante nos invita¬ 
ron a taparnos la nariz, ya que "al materiali¬ 
zarse desprende un olor pestilente". Efectiva¬ 
mente, comenzamos a detectar un auténtico 
pestazo a amoniaco. Entonces Jacques levantó 
la cortina y ivoilá!, allí estaba. Desde mi 
ángulo, un poco más lateral que el de los 
demás, puede ver que se trataba de un joven 


negro agachado y torpemente tapado con una 
capa roja ,que hizo un ademán de atacarnos. 
Instantáneamente Jacques arrojó un puñado 
de sal a la caja y la tapó con la tela. Volvió a 
destaparla y la caja estaba vacía... Miguel 
Blanco me miró inmediatamente susurrán¬ 
dome "esto no es lo que yo vi ía otra vez, esto 
es un truco". ¡Touché! 

Sonriendo de satisfacción por nuestra cara de 
pasmo -a los blancos se nos ve mejor en la 
penumbra- Jacques se levantó y rodeá la caja 
(se que se levantó porque su dentadura son¬ 
riente detataba sus movimientos). En ese ins¬ 
tante pude aprobechar para coger un puntero 
láser que llevaba en mi equipo y enfocarlo 
dentro de la caja sin que nadie me viese, para 
intentar calcular su profundidad y ¡sorpresa!. 
La caja -por dentro- aparentaba solo un'metro 
y medio de larga. Era algo más pe¬ 
queña de lo que a mi me había 
parecido por fuera. Tuve que esperar 
a que concuyese el ritual para poder 
recorrer de nuevo la caja al salir de la 
sala, sin levantar sospechas. Efectiva¬ 
mente, por fuera la caja medía dos 
metros... la solución al enigma era 
simple. La caja tenía un doble fondo 
en un extremo, donde se escondía el 
compinche del falso brujo oculto tras 
una tela negra. Un truco simple pero 
muy efectivo, sobretodo entre los 
campesinos haitianos... 

La gran ceremonia 

Ni que dedr tiene que'lá situación fue 
desagradable. Nunca resulta grato 
descubrir los fraudes. Fuese lo que 
fuese lo que Miguel Blanco vio 8 años 
atrás, lo que acabábamos de presen¬ 
ciar era una imitación ,que Jacques 
venía ejerciendo desde la muerte de 
su tío, para sacar el dinero a los 
nativos y a los extranjeros. 

Con cierta amargura y desencanto al 
día siguiente acudimos a nuestra cita 
con el Maestro Garret Afortunada¬ 
mente teníamos otra oportunidad. 
Nos reunimos con los ayudantes de Garret en 
su casa. Y allí, antes de partir hacia un lugar 
que no quisieron reveíamos antes, pude con¬ 
versar con su lugarteniente, un tal Phill, al que 
comenté nuestro desmitificadora investigación 
del día anterior. "A nosotros no nos van a 
engañar con trucos de mágia -dije a modo de 
advertencia". Phill, muy serio, me explicó que 
lo que ellos hadan era auténtica mágia. Y 
poco tardaría en descubrir cuan aerto era 
eso... 

La espera se hacía interminable. Garret debía 
esperar a todos sus ayudantes y por fin, en 
dos camionetas y un coche, salimos hacia el 
lugar del ritual. 

Tardamos más de una hora en recorrer unos 
40 kilómetros, hasta llegar a una playa de¬ 
sierta. El ambiente no podía ser más mágico. 
Una gran Luna llena presidía un délo estre¬ 
llado. Estábamos a sólo un par de metros de la 
orilla, donde unas suaves olas del Caribe acan¬ 
daban las rocas entonando un suave ronroneo 
que añadía más magia a la situadón. Y allí 
estábamos. 12 negros y 3 blancos esperando 
ver la materialización de "Astarot".dantesco. 
Los ayudantes de Garret comenzaron a traba¬ 
jar enseguida; mientras unos se cambiaban de 



3 

















El Ojo Critico 


ropas, otros comenzaba a preparar las abun¬ 
dantes ofrendas (ron, dulces, pan, etc), otros 
organizaban las velas e inciensos, y otros, 
dirigidos por Garret, comenzaron a dibujar tres 
grandes circuios rituales. Los 3 circuios me¬ 
dían unos 2‘5 metros de diámetro, y estaban 
colocados a 10 metros cada uno del otro en 
línea recta. Según nos adelantaron, nosotros 
nos colocaríamos en el segundo círculo, con 
una gran estrella de David en el centro, rode¬ 
ada de caracteres mágicos escritos en hebreo 
y latín. En el primer círculo, con un triángulo 
interior, se aparecería el diablo. Pedí permiso 
para hacer unas fotos, y se me concedió, 
siempre y cuando no molestase a los ofician¬ 
tes, así que tuve que hacer las fotos muy 
deprisa y a cierta distancia. Se me advirtió 
que no podría hacer fotos durante la materia¬ 
lización salvo que "Astarot" me lo permitiese. 
Estaba dispuesto a ser completamente respe¬ 
tuoso con el ritual religioso y acepté. Sin 
embargo, a pesar de mi ansiedad personal 
como angustiado buscador, como investiga¬ 
dores asépticos, nuestra responsabilidad es 
ser críbeos y prudentes. 

Así pues, mientras Garret y sus ayudantes 
estaban distraídos con los otros dos círculos, 
Miguel Blanco y yo colocamos una grabadora 
de activación por el sonido entre unos arbus¬ 
tos que estaban justo al lado del circulo de 
materialización. Además cercamos todo el 
perímetro que rodeaba ese círculo con hilo 
invisible, del que se utiliza en ilusionísmo. Si 
"Astarot" aparecía en aquel circulo , los hilos 
invisibles no estaban rotos, y la grabadora no 
captaba nada anómalo, debería reconocer 
que se había "materializado" de la nada... y 
estaba dispuesto a hacerlo si la experiencia 
era convincente, 

V comenzó el ritual. A diferencia del día 
anterior fue muy largo y tedioso. Garret y su 
asistente Phill, recitaban letanías en latín y 
francés. Otro ayudante quemaba indensos, 
otro se ocupaba de las velas, un coro acom¬ 
pañaba los cánticos de Garret en ciertos 
momentos, otro subrrayaba algunas frases 
con toques de campana... y todos nos encon¬ 
trábamos dentro de los circuios de protec¬ 
ción... "si salís del circulo durante la invoca¬ 
ción -nos había adverüdo Garret- podéis mo¬ 
rir". Solo él, como maestro oficiante, podía 
estar fuera del círculo de protección. 

Estábamos de pie, firmes y tensos. Y pasaron 
15 minutos, 30 minutos, 45 minutos... Nos 
dolían los pies y estábamos cansados. Conti¬ 
nuaban los rezos y los cándeos. Yo había 
conseguido permiso para grabar en audio el 
ritual, pero tuve que parar la grabación por 
temor a quedarme sin cintas a media ceremo¬ 
nia. Además estaba empezando a odiar a un 
muchacho que quemaba los inciesos a mi 
ledo, contra el viento. Ya empezaba a mare¬ 
arme con aquel pestazo a rosas... Una hora, 
hera y cuarto... y de pronto, entre los arbustos 
de la playa surquieron dos llamaradas enor¬ 
mes. "¡Ya están aquí! -gritaban todos- 
«Astnrct y Asmodeus.J". La verdad es que la 
szjaóón era dantesca.. 

3e pronto escuchamos una voz profunda- 
■naie grabe que salía de la oscuridad. Por 
~ás que forzábamos la vista no vehíamos 
nacáac Pero la voz era muy clara. Garret se 
= ñ u sc ao s. Ies 3 blanco, y nos dijo que 
scc _rc poe&ía acercarse para hablar con 
-zea— • = — me tocó el honor. Salí del 
mzc escobace do r Garret y 4 ayudantes. 


Caminamos lentamete hacia el primer círculo 
y, un poco más allá del mismo, por encima de 
unos arbustos de unos 2 metros de altura, 
comenzó a atisbar una forma humanoide. 
Pude distinguir entre las sombras un torso 
cubierto con una especie de túnica roja, y un 
rostro deforme muy desagradable. Me hicieron 
detenerme a unos 3 metros de "Astarot". 
Inmediatamente me quitaron las cámaras de 
fotos que llevaba, la linterna y hasta una luz 
química que tenía atada a mi mochila. Y 
también me sacaron la grabadora, pero se la 



En este dibujo que realizó en mi cuaderno de 
campo, puede verse la disposición de los 
"arcillas de protección" del segundo ritual 


llevaren encendida, con lo cual todo lo que 
ocurrió entonces quedó registrado. Allí estaba 
yo. En un lugar remoto, en plena noche, 
rodeado de 5 brujos haitianos y a sólo 3 
metros de un legendario "diablo 77 ... la verdad 
es que la situación era muy dantesca. 

Mientras el diablo hablaba, escuchaba a su 
alrededor una especie de rugidos y silvidos, 
como de serpientes. "Muy arquetipico, dema¬ 
siado arqueti'pico" -pensé, Garret, en todo 
momento me tranquilizaba "Hay gente que se 
ha desmayado de miedo al estar ante él, pero 
no te preocupes que no te hará daño. Que no 
te domine el miedo..." 

Por fín, el "diablo" se dirigió a mi, siempre en 
creo!, preguntándome quien era, de donde 
venía y que deseaba pedirle. Al parecer, tanto 
Garret como el mismo "Astarot" estaban acos¬ 
tumbrados a que la gente les pida dinero, 
favores materiales, poder... yo sólo le pedí 
poder acercarme más y verlo cara a cara. Al 
parecer mis palabras irritaron mucho a 
"Astarot". Mientras Garret me espetaba des- 
concertado"¿Pero no tienes miedo?", dos de 
sus ayudantes me tomaban por los brazos 
indicándome que volviese al segundo círculo. 
Poco después el ritual concluía. Al parecer yo 


no había reaccionado como estaba previsto. 


Mientras Garret y sus ayudantes recogían sus 
bártulos, pude zafarme del grupo y recoger la 
grabadora oculta. Al revisar los hilos invisibles 
descubrí que, justo donde se había aparecido 
el diablo, el precinto había sido roto. En la 
cinta magnetofónica, además, se habían gra¬ 
bado unos sospechosos pasos, y no de patas 
de cabra, que llegaban al lugar de la aparición. 
Sin duda, allí no se había materializado un 
macho cabrío... todo lo más un cabroncete 
i disfrazado de demonio... Aquello era un 
sofisticado fraude. 

Confieso que perdí los nervios, y la situación 
se nos fue de las manos. Cegado por la 
rabia estallé gritando que eran unos embau¬ 
cadores y que denunciaríamos el fraude en 
cuanto llegásemos a España, para que no 
pudiesen engañar a otros viajeros que acu¬ 
dan a Haití en busca de mágia. Y se armó la 
bronca. La grabadora que me había confis¬ 
cado, continuaba encendida, y los oyentes 
del programa MUNDO MISTERIOSO han 
podido escuchar el escandaloso documento. 
Ante la lógica preocupación de Miguel -al fin 
y al cabo estábamos a 40 kilómetros del 
hotel y en plena noche- la situación se me 
fue de las manos, y me enzarcé en una muy 
acalorada discusión con los brujos. Omitiré 
los detalles, pero puedo decir que llegó a 
desenfundarse algún machete y algo más... 
Al final conseguimos que nos devolviesen 
hasta el último dólar y que reconociesen 
que todo aquella elaborada puesta en es¬ 
cena era un sofisticado fraude. 

Alerta a los buscadores sinceros 


I No sería justo desmerecer a la fascinante 
religión vudu por un puñado de estafadores, 
— como no es justo condenar el cristianismo 
por los sacerdotes corruptos, o negar la 
percepción extrasensorial porque muchos 
videntes son fraudulentos. Sin embargo, es 
importante que el investigador honesto 
tenga en cuenta que no solo en España hay 
falsos videntes, gurus de pega y psudo- 
dotados. En Haití, el país más pobre de Amé¬ 
rica, el vudu, además de una religión, se ha 
convertido en una forma de sacar unos dóla¬ 
res a quien los tiene... el turista blanco. Ade¬ 
más, algunas agencias de viajes, consciente o 
inconscientemente, colaboran ya con estos 
estafadores, incluyendo en sus destinos turísti¬ 
cos rituales de magia y brujería, como los que 
acabo de describir. Cuidado. Si decide acer¬ 
carse a estudiar la fascinante mágia del vudú, 
procure tomar sus precauciones y mantener 
siempre su sentido crítico. De lo contrario, el 
único fenómeno paranormal que vivirá, será 
una inexplicable desmaterializadón de su di¬ 
nero... para-anormal, auténticamente para- 
anormal... 




Artículo publicado en la revista MAS* 
ALLA de la Ciencia. Junio 1998 

























El Ojo Crítico 


DENUNCIAN UNA SECTA QUE ANUNCIA EL FIN DEL MUNDO, LIDERADA 
POR UN SUPUESTO ESTIGMA TIZADO (continuación de EOC n° 22) 


E n este mismo sentido hemos averi¬ 
guado que algunos de los jóvenes de 
Nonsiamosoli en Vigo han comenzado 
sistemáticamente a afrontar los medios 
de comunicación social para hacer una amplio 
apostolado de las ideas contactistas y mecáni¬ 
cas del grupo. En Radio Tuy, por ejemplo, 
realizan un programa de radio semana, dedi¬ 
cado a difundir los mensajes de Bongiovanni y 
Siragusa, y otras cuestiones ufológicas, y 
dedicado a la gente joven fundamentalmente. 
En la Televisión Local de Monforte de Lemos 
(Lugo) Juan Martín se hizo un espacio ufoio- 
gico, también de tinte contactista. 

En Interntet Angel Gutiérrez, J. Feliciano Fe- 
nández y José M. A. Ponderosa han elaborado 
una página web en castellano difundiendo los 
mensajes mesiánicos de Nonsiamosoli en 
castellano que, a su vez, tiene otra página 
web oficial en Italia. En conclusión, que la 
divulgación y captación es un de los objetivos 
prioritarios de la secta. Paradójicamente, y 
esta es otra información novedosa, Nonsiamo¬ 
soli se ha registrado como ONG, con el nom¬ 
bre "Asociación Nacional Nonsiamosoli", con el 
número 162.556, según reconoce Juan Mar- 
tíns, actual Presidente de Nonsiamosoli- 
España, en una carta enviada al programa 
MUNDO MISERIOSO, de Radio Voz, de que 
poseemos copia. 

Pero el "Arca de La Coruña", que reciente¬ 
mente se ha escindido del grupo Nonsiamo¬ 
soli, creando un sector contactista indepen¬ 
diente, no solo es más extremista en sus 
planteamientos ideológicos, sino induso en 
sus técnicas de captación, no dudando en 
acudir al fraude para fasdnar a los adeptos. Y 
según han descubierto nuestras investigado- 
nes, con antecedentes de gran importancia 
para la urología española. 

La ex-adepta 1.5. recuerda que en una oca¬ 
sión n uno de ellos se disfrazó de extraterrestre 
con un traje de apicultor, ei foco de un coche, 
un casco de moto, una luz roja... Según ellos, 
el extraterrestre venía a damos un mensaje". 
Pero cuando, al día siguiente, nuestro infor¬ 
mante llegó al bosque donde se había apare¬ 
cido "el humanoide 1 ’, vio unas marcas sobre el 
terreno que le hicieron sospechar. 

Al poco tiempo, uno de los hijos de Mercedes 
le confesó todo el montaje. 

Cuando 1.5. nos contó esto, nos parerfa dema¬ 
siado que el grupo de contacto realizase frau¬ 
des ufológicos de ese estilo para manipular la 
credulidad de los jóvenes, sin embargo existía 
ya un precedente extraordinario en este 
grupo. Hace casi veinticinco años, el líder de 
este sector de Nonsiamosoli, José Manuel 
González, fue el autor de! mayor fraude de la 
ufología gallega, y uno de los más importantes 
de la ufología española... el aterrizaje de una 
nave ummita en el monte de A Zapateira (La 
Coruña). 

Con una extraordinaria habilidad José Manuel 
González llego a reproducir un caso muy simi¬ 
lar al "aterrizaje ummita" en San José de 
Vaíderas (Madrid). Con una paciencia, que 
(íce mucho de su carácter, construyó una 
pequeña del platillo volante, dibujando el sím¬ 
bolo )-r( en su panza; dobló los arbustos en 


varios metros cuadrados, para simular que la 
nave había pasado sobre ellos a baja altura; 
realizó las huellas del supuesto "tren de 
aterrizaje" con una pala de jardinería, que¬ 
mando los bordes con gasolina para que ase¬ 
mejasen el típico "pasto quemado" de los 
aterrizajes OVNI; fabricó aparatos extraños 
que dejó en las inmediaciones del aterrizaje 
para fabular la "tecnología ummita", etc. El 
investigador Manuel Carballal, que desenmas¬ 
caró este fraude, posee una cinta magnetofó¬ 
nica en la que José Manuel González acaba 
por confesar que realmente él fue al autor de 
las fotos de la nave "ummita" de Galicia, y 
como fabrico la maqueta y el resto de elemen¬ 
tos de tan elaborado fraude... lo decimos por 
si algún defensor de UMMO pretende aún 
utilizar este caso como aval al famoso affaire. 
Recientemente han tenido lugar nuevos suce¬ 
sos "extraordinarios" en tomo al Arca-Coruña, 
ante esos precedentes fraudulentos, no es de 
extrañar que mostrásemos a priori una cierta 
desconfianza. 



Todo comenzó, según nos confesó el propio 
protagonista, durante una comida familiar. De 
pronto los presentes observaron como en la 
frente de José Manuel González surgían unos 
hilillos de sangre, que creían poco a poco. Mas 
tarde José Manuel notó un picor en los pies y 
-siempre según su relato- al descalzarse pudo 
comprobar como en la planta de los pies 
surgían otros estigmas sangrantes. Dias des¬ 
pués, en casa de otro componente de ia secta, 
no solo comenzó a sangrar por lo pies y la 
frente, sino también por un costado. 

Recientemente , y en el interor de la misma 
Arca de La Coruña, nosotros mismos pudimos 
contemplar atónitos uno de sus éxtasis y 
sanguinaciones, que en estos momentos es 
una de las principales bazas de la secta para 
atraer la atención de los posibles adeptos, 
junto con las "materializaciones" de mensajes 
espirituales, que también pudimos presenciar. 
En medio de un ambiente de fervor religioso 
difícil de explicar José Manuel González cae en 
trance, y con lagrimas en los ojos y mirada 
perdida, comienzan a brotar unas gotas de 
sangre en su frente, mientras sus seguidores 
se dejan llevar por la emotividad del ambiente. 
Excepcionalmente pudimos obtener una 
prueba gráfica de esa sanguinación, así como 


otro foto de uno de los estigmas que comen¬ 
zaba a surgir en el dorso de una de sus 
manos... Paralelamente a los trances y estig¬ 
mas, José Manuel González "materializa" men¬ 
sajes de Cristo o los extraterrestres mediante 
un curioso sistema, que también pudimos 
observar. José Manuel pide a una persona que 
ponga sus manos sobre una hoja de periódico 
o papel común, después acerca ese papel a un 
fuego, y de pronto...ioh!, milagro.... un men¬ 
saje se hace legible en el papel... 


Nos desplazmos tanto a Madrid como a Barce¬ 
lona, para consultar con diferentes ilusionistas 
y magos profesionales, que corroboraron 
nuestras sospechas. La materialización de 
mensajes en hojas de papel, es un truco muy 
frecuente de magia química, y probablemente 
los estigmas también. Sin embargo no deja de 
ser "curioso" que estos estigmas surjan en la 
escisión coruñesa de Nonsiamosoli, al mismo 
tiempo que unas feroces críticas de sus líderes 
hada Giorgio Bongiovanni. 

Ante nuestras grabadoras, y durante horas 
enteras de conversación, Mercedes Cortes y 
José Manuel González, expresaron duros co¬ 
mentarios contra Bongiovanni. Para Merce¬ 
des "Jesús nació en un pesebre, pero Giorgio 
siempre duerme en hoteles de 4 y S estre¬ 
llas. Se de gente que lo esta pasando muy 
mal económicamente por ayudarle en sus 
viajes". "No es lógico -afirman sus "ex¬ 
devotos"- que Giorgio no se lave las heridas, 
con ello solo busca impactar más al público, 
debería quitarse la costra de las heridas". 
Para ellos "Giorgio no tiene verdaderos éxta¬ 
sis", y además critican que "cuando viajó a 
Africa no estuvo con los pobres sino en 
lujosos hoteles y restaurantes". 

|| Para esta sector de Nonsiamosoli, que antes 
ü defendía a Giorgio Bongiovanni como a un 
Dios, incluso ante los medios de comunica¬ 
ción, actualmente no es más que un oportu¬ 
nista. El verdadero "estigmatizado de Jesús"- 
opinan- es José Manuel González... Nosotros 
mucho nos tememos que en realidad es un 
hábil ilusionista... o sea, un creador de ilusio¬ 
nes. 

No es oro todo lo que reluce 

Los discípulos de Giorgio Bongiovanni y Euge¬ 
nio Siragusa, y en el "Arca de La Coruña" lo 
eran, siempre se han caracterizado por el 
intento de dar validez a las profecías que este 
último viene realizando desde los años 50. Sin 
embargo, como veremos, estas profecías estu¬ 
diadas desde un punto de vista objetivo son 
insostenibles. Por ejemplo, Siragusa afirma en 
1952 que la droga, en el futuro, será un gran 
problema para la Humanidad, pero lo derto es 
que ya en ese mismo año existían problemas 
con la cocaína, la heroína y el opio, prindpal- 
mente en Estados Unidos. En 1962, Siragusa 
alerta sobre el peligro de la experímentadón 
con bombas atómicas, algo que no tiene nada 
de profético teniendo en cuenta que en el año 
1945 ya habían sido destruidas dos dudades, 
Hirosima y Nagasaki, por una bomba atómica. 
Como tampoco se puede catalogar de profecía 
el siguiente comentario: 


5 















El Ojo Crítico 


los experimentos nucleares provocarán osci¬ 
laciones del eje magnético con una probable 
fuga sin retorno de consecuencias catastrófi¬ 
cas 

Esto, registrado entre 1975 y 1982, es lo 
mismo que hablar hoy en día sobre el peligro 
del agujero de ozono. También ha asegurado 
Siragusa: "el sol en su intenor es frío y cuanto 
os digo, dentro de pocos años, vuestros cientí¬ 
ficos os lo confirmarán " (1966). 

Obviaremos lo de pocos años porque, en 
muchas de las profecías de Siracusa, el tiempo 
parece una gominola. Lo realmente curioso es 
que los seguidores de Nonsiamosoli afirman 
en sus opúsculos que el científico inglés Eher- 
sel y e! argentino Pedro Romaniuk demostra¬ 
ron que el sol es frío. Adaremos que de 
demostración, nada; una mera hipótesis y con 
escasísimos seguidores. Probablemente los 
lectores no sepan que el “científico argentino", 
Pedro Romaniuk, es el líder de un grupo 
llamado Fundación de Investigaciones Cosmo- 


biofísicas, una comunidad bastante cerrada en 
la que se mezclan conceptos científicos, místi¬ 
cos y esotéricos. 

En el año 1967, Siracusa profetizó la aparición 
de una nueva enfermedad, el Harbar, una 
enfermedad psíquica que atacaría a las neuro¬ 
nas. Nosotros nos preguntamos ¿cuándo fue 
descubierta esta enfermedad? 

En el año 1969 (año de la llegada del hombre 
a La Luna, un dato a tener en cuenta), Euge¬ 
nio dice haber sido llevado en un platillo 
volante a la Luna Negra, plataforma espacial 
que orbitaria entre la Luna y Venus, realizando 
una trayectoria en forma de ocho. Para sus 
seguidores, la ciencia ya localizó este satélite, 
pero ¿cuándo? ¿por quién?... 

De lo que no hablan demasiado los seguidores 
de Nonsiamosoli es de las anteriores encarna¬ 
ciones de Siracusa: Hermes Trimegistro, Ras- 
putín, el conde de Saint Germain, Juan “el 


Amado"...; su hijo, Eli, es la reencarnación de 
Krishna, el dios hindú; su esposa, Miguela, es 
"el alma gemela de la Virgen María"; Giorgio 
Bongiovanni, además de Francisco, el pastora- 
lio de Fátima, es el profeta Elias. 

Otro de los avales que suelen esgrimir para 
dar validez a sus mensajes son los encuentros 
que Giorgio y Filippo han mantenido con algu¬ 
nos lideres políticos. 

Lo que no cuentan es que estos encuentros 
suelen suceder en lugares casuales como as¬ 
censores, aeropuertos... Como si fuesen dos 
desesperados cazautógrafos, los hermanos 
Bongiovanni han logrado intercambiar unas 
breves palabras con destacadas personalida¬ 
des. Pero no podemos permitir que se utilice 
eso para hacer creer a la gente que esas 
personalidades acepten su mensaje, pues la 
cortesía tiene unas normas. Así, a las doce de 
la mañana del 22 de octubre de 1990, Sus 
Majestades los Reyes de España, hacen en¬ 
trada en el hotel Excelsior, de Asunción 


(Paraguay), en cuyo hall se encontraban Gior¬ 
gio y toda su comitiva. Juan Martíns, uno de 
los acompañantes de Giorgio, llamó varias 
veces a la Reina, que se acercó a saludarlos 
brevemente. Otro de los “trascendentales" 
encuentros tuvo lugar en el Auditorio de Ma¬ 
drid, que estaba visitando Mijail Gorvachov y 
su esposa aissa, acompañados por su Majes¬ 
tad la Reina doña Sofía. 

Entre una multitud de gente que se agolpaba 
para saludar a tan ilustres visitantes, se en¬ 
contraban, como no, Giorgio y Filippo dese¬ 
ando "chupar cámara" a toda costa. Como la 
Reina ya había hablado con Giorgio se acercó 
a saludarlo, momento que aprovechó nuestro 
estigmatizado para saludar también a Gorva¬ 
chov, al tiempo que le daba a su mujer, 
Raissa, una fotografía suya. Todo esto duró 
unos breves segundos pero para Eugenio Sira¬ 
cusa * fue un encuentro trascendental para la 
humanidad ” y así, en uno de sus mensajes, 


afirma textualmente "el encuentro con Corva- 
chov es un inicio, una tentativa para salvar a 
la Humanidad.,, el encuentro , por ¡o tanto, no 
ha sucedido por casualidad, así como tampoco 
lo ha sido el encuentro con la Reina de España 
en Paraguay; todo estaba programado. Ahora 
depende de la Humanidad el captar esta invi¬ 
tación a la redención que no es repe tibie". Sin 
comentarios. 

Otro de los encuentros de los que se jactan los 
seguidores de Nonsiamosoli fue el mantenido 
en un aeropuerto de Kinshasa (Zaire) con el 
director general de la UNESCO, Federico Ma¬ 
yor Zaragoza. En la breve conversación en la 
que, por cierto, Giorgio habló todo el tiempo, 
Mayor Zaragoza adoptó un tono distante y 
cortés, pero para los dos hermanos Bongio¬ 
vanni se trataba de otro encuentro progra¬ 
mado por las "potencias celestes". 

Sin duda, uno de los viajes a los que le 
sacaron mayor partido fue el realizado a tie¬ 


rras rusas. Giorgio incluso fue nombrado 
miembro de honor de la Liga de Científicos 
Independientes, una asociación formada por 
todo tipo de intelectuales: científicos, econo¬ 
mistas, artistas, escritores... Por si fuera poco, 
partidpó en el Primer Congreso de la Concor¬ 
dia Espiritual, invitado por el Centro de Libres 
Escritores de Moscú. 

En un caldeado debate protagonizado por 
nuestro estigmatizado preferido e Ismael Ro¬ 
dríguez, uno de los estudiosos más críticos con 
el mensaje de Nonsiamosoli, en el programa 
"Dimensión Zero", dirigido y presentado por 
Manuel Carballal, Giorgio llegó a preguntarle a 
Ismael Rodríguez qué títulos académicos po¬ 
seía para contradecirle. Sin embargo, Giorgio 
tampoco posee ningún tipo de titulación aca¬ 
démica, algo que, por cierto, no desmerece a 
nadie. Su pertenencia a la Liga de Científicos 
Independientes, lo quiera él o no, tiene el 
mismo valor que si se inscribiera en el Oub 
Disney. 


= 3 = 


CENTRO DE ESTUDIOS PARA LA FRATERNIDAD COSMICA 

Italia-1952 


■Sf 

Asociación Adonai 


NONSSIAMOSSOLI 


España-1985 


Italia-1989 







6 


















































El Ojo Crítico 


Pero es interesante conocer estos aspectos de 
Nonsiamosoli, secta de Fratenidad Cósmica, 
porque a su vez, la nueva secta escindida de 
Nonsiamosoli, intenta en muchos aspectos 
imitar las técnicas de captación de Bongio- 
vanni, aunque ligeramente más fanatizados, 
en nuestra opinión. 

Tendríamos, sin duda, que tratar muchos te¬ 
mas como las luchas internas entre Mercedes 
Cortés, de Arca-Coruña y Gulianna Caglioni, 
del Arca-Vigo, o el fanatismo que se apodera 
de muchos de los seguidores de este movi¬ 
miento. Por ejemplo, Francisco C. permaneció 
arrodillado durante más de ocho horas sin 
moverse, a los pies de Giorggio Bongiovanni. 
Aunque sin duda uno de los ejemplos más 
interesantes se encuentra en la construcción 
de las Arcas que deberían proteger a los 
seguidores de Bongiovanni en el Fin del 
Mundo, que debió haberse producido hace ya 
más de 6 años... 

Antes mencionábamos uno de los informes 
policiales que obran en nuestro poder, y en el 
que se mencionaba "lo que parece ser un 
refugio antinuclear" pues bien, el Arca- 
Coruña, como todas, también construyó uno 
de esos refugios, que debería servir para 
proteger a los seguidores de Bongiovani en La 
Coruña de un asteroide que arrasaría la Tie¬ 
rra... 

Las profecías del fin del mundo 

En el año 1994, manteníamos una entrevista 
con Mercedes Cortés, que nos aseguraba, sin 
ningún tipo de dudas, que en él año 1996, 
cuando Giorgio Bongiovanni cumpliera 33 
años, se produciría el fin del mundo. Ésta no 
es, ni mucho menos, la única profecía apoca¬ 
líptica errada. De hecho, desde mediados de 
los 80, cuando se empezó a realizar el opús¬ 
culo o revista del grupo, Siracusa y Bongio¬ 
vanni dieron la fecha de agosto de 1991 como 
el fin de los tiempos. Así, en todos los opúscu¬ 
los se aprecia en la aportada un número con 


un signo menos delante (-38, -37, -36...), 
acompañado de las palabras "cuenta atrás 11 . 
Estos números representan los meses que 
restan hasta llegar a la fatídica fecha de 
agosto de 1991. 

En uno de estos opúsculos, bajo el rimbom¬ 
bante título de "El asteroide de el Apocalipsis 
está en ruta hacia la Tierra 1 ', se puede leer el 
siguiente mensaje: "Quedan solamente veinti¬ 
siete meses para el fin de la cuenta atrás : 
¿Quién podrá detener la marcha del asteroide 
hada la Tierra? ¡Nadie!,.. Que no se hagan 
vanas ilusiones los hombres de o enda porque 
ningún instrumento y ninguna bomba atómica 
podrá frenar su marcha.,. Los signos de los 
tiempos están dando el testimonio En otro 
opúsculo del año 1987, se puede leer: "La 
cuenta atrás —profetiza Siracusa— ya ha co¬ 
menzado; nuestra tarea ya está acabando... 
seguid atentamente la cuenta atrás que co¬ 
menzó en el mes de julio de 1987. Esta cuenta 
atrás, como ya hemos dicho, durará 50 me¬ 
ses". Ya hace varios años que Siracusa ase¬ 
guró en un programa radiofónico que la lle¬ 
gada del asteroide destructor "es cuestión de 
meses". 

En diciembre de 1989 Marcos Amadio, uno de 
los principales valedores de Nonsiamosoli en 
Cataluña, afirmaba en otro programa de radio: 
"Lo que Eugenio ha divulgado por voz de estos 
seres extraterrestres es que en agosto de 
1991, un asteroide de 35.000 metros de diᬠ
metro entrará en contacto con la atmósfera". 

Hace escasamente unas semanas nos entre¬ 
vistábamos en Vigo, haciéndonos pasar por 
jóvenes interesados en la temática de Nonsia¬ 
mosoli, con Ramón Alfredo Mouriño y Guliana 
Caglioni. En esta conversación nos asegura¬ 
ron, sin ningún tipo de remilgo, que n la des¬ 
trucción del planeta tendrá lugar antes del año 
2000. Los salvados, que serán muy pocos, 
serán llevados por los OVNIs a otro planeta o 
alinteríordela Tierra ", Estos mensajes apoca¬ 
lípticos y las actitudes fanáticas son lo que ha 
provocado que algunos de los principales im¬ 


pulsores se separasen del grupo. Fernando 
Magdalena, uno de los fundadores del "arca" 
de Vigo, actualmente centra sus esfuerzos en 
la investigación del fenónemo OVNI. Lice Mo¬ 
reno es un caso muy parecido. Hoy en día, 
sigue muy ligado al mundo del contactismo, 
pero de un modo más racional y objetivo. 
Precisamente el propio Lice comenta en uno 
de sus libros, "Clave 33 11 , las muchas llamadas 
que recibió en agosto de 1991, de personas 
que habían abandonado sus hogares, trasla¬ 
dándose a las distintas arcas repartidas por 
nuestro país, esperando el fin del mundo. 

Antes de terminar queremos dejar muy claro 
que no es nuestra intención agredir las creen¬ 
cias de nadie, ni atacar al contactismo OVNI 
en general, ni tampoco a Nonsiamosoli en 
particular. El descubrimiento de esta nueva 
secta escindida de Nonsiamosoli en La Coruña, 
unido al reciente suicidio de contactados OVNI 
en San Diego, y el ruego expreso de familiares 
de adeptos a Nonsiamosoli en Barcelona y 
Euskadi, que nos han pedido que publiquemos 
esta información para advertir a la gente joven 
de la realidad, han sido el único móvil de este 
reportaje. 

Hemos omitido algunas informaciones ya que 
hace pocos días viajábamos a Madrid, requeri¬ 
dos por cierto departamento de Policía, para 
mantener una nueva reunión sobre este tema. 
En esa reciente reunión con inspectores de 
Policía, se nos ha pedido que omitamos ciertos 
datos que actualmente están siendo objeto de 
una escrupulosa investigación criminal. Y no 
es nuestro objeto entorpecer la investigación 
policial, pero, cuando esa investigación con¬ 
cluya, aportaremos nuevas y más inquietantes 
sorpresas, sobre este siniestro grupo de Culto 
OVNI. 


El Ojo Crítico 


Fallecimiento del Comisario Piñeiro 
y presentación de su biografía 


ÉmÉ 


El-pasado día 28 de febrero falleció el Comisario-Jefe José Ramón Piñeiro Gómez, quien fue 
Comisario General de la Policía Política de Franco, y posteriormente durante la transición a la 
democracia. El Comisario Piñaro, Jefe de la legendaria Brigada Político-Soda}, fueuno de los 
primeros poiiaas que se ocupo de la invesbgatión de las sectas destructivas, y protagonizó 

un papel fundamental en ios primeros estudios 
poliaales sobre la Masonería, los Testigos de Je- 
hova, etc, además de haber sido un personaje 
fundamental en ía transidprr democrática espa¬ 
ñola desde el mundo polidaL 
El Comisario Piñeiro no pudo vivir para ver la pre- 
sentadón ofidafde su biografía autorizada, que 


Fabián. Maairi 



José Ramón Piñeiro 
Comisario General 
Brigada Político Social 


fcUMóaMi 



se realizó el 13 de marzo (sólo dos semanas después de su falledmíento) en ía sala Las Trébedes de 
El Corte inglés de La Coruña. Si a su funeral asistieron importantes personalidades de la vida polidaí 
y política gallega, induyendo al Exmo. Alcalde de La Coruña, D. Paco Vázquez, la presentadón del li¬ 
bro n Jose Ramón Piñaro: Comisario General Brigada Político SodaT de Fabian Mauri, estuvo arro¬ 
pada por no menos importante personalidades, como el Jefe Superior de la Policía de Galicia, D. José 
M. Blanco (Jefe de Relarionés. Externas del C.I.) o el hijo dé Comisario Piñeiro, O. José Antonio Pi¬ 
ñeiro (Inspector-Jefe de Seguridad Ciudadana de la Polida Nacional). 

Posteriormente Fabian Mauri presentaría esta obra fundamental sobre ía historia polidaí española, en 
otras ciudades de Calida, respaldado en todo momento por el Cuerpo Nadonalde Pofida. De esta 
forma, el 3 abril, se presento en Orense, en compañía del Comisario-Jefe de Orense D. José Garda. 
El 17 de abril se desarrolló la presentadón en Lugo, a cargo del Comisario Jefe de esta dudad, D. 3. 
Mingo Odiantes. 

Los interesados en obtener más informaaón sobre "José Ramón Piñeiro: Comisario General Brigada 
Político Sociar (Muntaner, 1998) pueden soíidtarla telefoneando ai 981-25 39 30. 



















El Ojo Crítico 


LA PROSTITUCION DEL PERIODISMO PARANORMAL 


C uando un joven, con esa encantadora 
ingenuidad de la adolescencia, se 
acerca al mundo del misterio, lo hace 
con el mismo candor impecable con 
que algunos niños/as quieren ser enfermeras, 
bomberos o misioneros "cuando sean mayo¬ 
res". Con pasión y avidez se consumen las 
"pagas del domingo" en revistas esotéricas y 
libros sobre ovnis; normalmente de segunda 
mano porque el presupuesto no da para las 
novedades, a menos, daro está, que se trate 
de lo último de Benítez, Ribera, Del Oso, o 
alguna otra "gran celebridad" del mundo para¬ 
normal. Cuyas obras son devoradas de un 
tirón, robándole horas al sueño y ese examen 
de matemáticas que deberíamos estar prepa¬ 
rando, en lugar de empollamos la vida y obra 
de Alian Kardec, o las aventuras de los ummi- 
tas en la tierra. 

Cuando quieres darte cuenta te has fundido 
el presupuesto semanal en el Año Cero, el 
Enigmas o el Mas Allá (en mi época era el 
Karma-7, Universo Secreto o Mundo Descono¬ 
cido), en lugar de haberlo invertido en la 
discoteca, el cine, la litrona, o alguna chinita 
de hachís, como hacen la mayoría de los 
adolescentes "normales". Con esa dulce cre¬ 
dulidad, que oscila entre la mitomanía y la 
curiosidad, nos emocionamos con las últimas 
aventuras del ufólogo de tumo, que consigue 
esquivar el hermetismo militar para sustraer 
algún nuevo informe oficial sobre avistamien- 
tos OVNI; o con el apasionante experimento 
de laboratorio que algún intrépido parapsicó¬ 
logo ha conseguido diseñar para estudiar el 
incremento de los mensajes telepáticos en 
sueños; o con la apasionante odisea del sagaz 
investigador que ha conseguido infiltrarse en 
una secta satánica para descubrir los secretos 
del "Lado Oscuro".,. 

Algunos adolescentes, por absurdo que pa¬ 
rezca, llegan a mitificar de tal manera a los 
investigadores de lo paranormal, que sustitu¬ 
yen en sus carpetas escolares (y en los casos 
más grabes en los posters de su habitación) el 
rostro de Silvester Stallone (sienta o no las 
piernas) o el último concierto de las Spice Girls 
(en mi época era AC/DC), por las fotos de 
algún avezado astro-arqueólogo al pié de la 
Gran Pirámide, o de algún "reportero de lo 
insólito" posando junto las Caras de Bélmez. 
Para esos jóvenes, los investigadores de lo 
paranormal no son meros mortales que inten¬ 
tan descubrir respuestas a algunos enigmas 
científicos, sino una especie de cruce genético 
entre Indiana Jones y el agente Mulder, cuya 
honorabilidad se presupone incuestionable. 
Vana presunción... 

Todos fuimos jóvenes, y en mayor o menor 
grado, pasamos por esa dulce mitomanía. Yo 
aún recuerdo, cuando la paga semanal no 
permitía una grabadora en el presupuesto, la 
inenarrable emoción que sentía, armado con 
1 una linterna en los dientes para poder tomar 
notas parapetado bajo las sábanas (mis pa¬ 
dres -como cualquier padre- no aprobarían 
que robase horas al sueño para escuchar 
"tonterías esotéricas"), mientras escuchaba 
embelesado el "Media Noche" de Antonio José 
Aíás, "En el Filo de la Navaja" de Enrique de 
Vicante, o "Espado en Blanco" de Miguel 


Blanco... Conservo aún aquellos cuadernos 
escolares llenos de apresuradas anotaciones, 
con las que intentaba inmortalizar en mi inci¬ 
piente archivo personal, aquellas extraordina¬ 
rias revelaciones que los invitados de aquellos 
legendarios programas hacían en cada entre¬ 
vista, antes de que se diluyesen en las ondas 
hercianas... Exactamente lo mismo ocurría 
con los programas de TV. Yo aún no tenía 
vídeo cuando el Dr. Jiménez del Oso me 
hipnotizaba frente la pantalla, domingo a do¬ 
mingo, en su Puerta del Misterio. Hoy, con la 
perspectiva de los años, me siento un poco 
ridículo al rescatar de esos viejos cuadernos 
escolares, dibujos garabateados con frenesí, 
intentando reproducir las reconstrucciones 
gráficas que ilustraban ios casos que presen¬ 
taba el Dr. del Oso. 

¿Como era posible que mis profesores ignora¬ 
sen en las aulas, las trascendentales revelacio¬ 
nes sobre la historia, el más allá o la vida 
extraterrestre que escuchaba en aquellos pro¬ 
gramas, o leía en las revistas especializadas? 
Gracias a Dios teníamos un Antonio Ribera, un 
Antonio José Alés, un Enrique de Vicente, un 
Prof. Darbó, etc, que, como una especie de 
cruzados de la "Verdad", luchaban contra el 
Sistema para rescatamos de nuestra ignoran¬ 
cia, y de la manipulación de los poderes 
estableados... 

Después llegarían los congresos y los cursos. 
Para un estudiante de 16 o 18 años, reunir las 
5000 pesetas que costaba la entrada a un 
congreso de parapsicología, o las mensualida¬ 
des del Curso de Parapsicología Superior del 
Instituto de Ciencias Parapsicológicas Hispano 
Americano (que por entonces dirigía el Prof. 
Darbó), o los Cursos de Hipnosis Practica, del 
Prof. Rovatti, eran una labor titánica, gigan¬ 
tesca... pero merecía la pena. En aquellas 
conferencias, en las que tenía el privilegio e 
escuchar, cara a cara, a aquellos grandes 
monstruos del conocimiento paranormal, pen¬ 
saba que podría encontrar las grandes res¬ 
puestas, a los grandes enigmas, además de 
obtener -si había suerte- el autógrafo de aque¬ 
llos héroes del misterio, dedicándome su úl¬ 
timo libro. Y como yo, aún hoy, quince años 
después, la mayoría de los jóvenes aficiona¬ 
dos a lo paranormal, acuden a los congresos y 
seminarios paranormales con la ingenua 
creencia de que van a encontrar allí la Verdad 
que ansian. Como si alguien poseyese esa 
Verdad, ymenos aún, pudiese ofrecerla en una 
conferenaa ilustrada con diapositivas... Y to¬ 
davía hoy continúan pidiendo autógrafos, 
como si estuviesen ante la selección española 
de fútbol, o ante los Rolling Stones... claro que 
el garabato de Butrageño o de "Morritos Ja- 
ger" en una servilleta de papel, es un fetiche 
tan absurdo -o tan digno- como el de cualquier 
cazador de misterios... 

Pero los años pasan, y uno comienza a ha¬ 
cerse más crítico, al descubrir que los "casos 
perfectos", no lo son tanto... Que ios moais de 
la Isla de Pascua, no son tan grandes ni tan 
pesados como pretendía Daniken, ni todas los 
marcianos son auquianos como decía Sesma... 
Que no todas las psicofonías son voces de los 
espíritus, ni todos los OVNIs son naves extra- 
terrestres, ni todas las sectas satánicas devo¬ 
ran niños crudos... Y lo que es más terrible, 


uno termina conociendo personalmente a 
aquellos mitificados personajes que solo cono¬ 
cía a través de las ondas de radio o las 
fotografías en la revista de turno... y descubre 
algo terrible... que son simples personas... con 
sus virtudes y sus miserias... con sus cualida¬ 
des y sus pecados, como cualquier otra per¬ 
sona. 

Y entonces, aquel idealista y mitómano ado¬ 
lescente se percata de que las revistas comer¬ 
ciales esotéricas son eso, revistas comerciales, 
y como tales deben producir beneficios, o de 
lo contrario desaparecerán, como desaparecie¬ 
ron aquellas históricas Telepsiquia, Paracien¬ 
cia, Espacio y Tiempo o Mundo Desconocido. 

Y los programas de radio deben generar bene¬ 
ficios (o al menos no pérdidas) a sus respecti¬ 
vas cadenas. Y los congresos deben generar 
ingresos para costear los gastos y los consabi¬ 
dos "cachés" de los conferenciantes... exacta¬ 
mente igual que en cualquier otro campo 
profesional. 

Y uno siente la tentación del desencanto. ¿No 
deberían ser esos legendarios investigadores 
del misterio, esos buscadores de la Verdad, 
una especie de altruistas misioneros de un 
sacerdocio paranormal, que trabajasen por 
amor al prójimo exclusivamente? Uno se res¬ 
ponde a si mismo al percatarse de que la 
comerdalizadón del misterio es la misma, o 
menor aún, que la que se produce en otros 
campos de la cultura occidental. ¿No es la 
medicina la profesión más hermosa que existe 
en el universo? ¿Y no es cierto también que 
los grandes cirujanos amasan fortunas millo¬ 
nadas? ¿Y no es cierto acaso que un indigente 
enfermo de los ojos está condenado a la 
ceguera, por no poder costearse la operación 
que le repondría la vista?.¿Significa eso.que la 
medicina es sólo cosa de quien puede pagár¬ 
sela? ¿Sería lícito condenar a nuestros médi¬ 
cos como charlatanes embaucadores por no 
dedicarse al oficio más trascendental del 
mundo de forma absolutamente gratuita? Por 
supuesto, la respuesta es no. 

En una sociedad consumista, es lógico que un 
profesional cobre unos honorarios por su 
tiempo y su trabajo. El lógico que un médico 
cobre por su trabajo, como lo es que lo haga 
un parapsicólogo o un vidente. Pero ¿y si el 
médico receta fármacos por cuya venta se 
embolsa un porcentaje? ¿Y si el cirujano exa¬ 
gera su diagnostico para poder cobrar la millo¬ 
nada factura del quirófano? ¿Y si en el hospital 
utilizan a los pacientes para experimentar un 
nuevo fármaco? ¿Y si la compañía farmacéu¬ 
tica fomenta una determinada enfermedad 
para poder comercializar su vacuna? 

Lamentablemente lo mismo ocurre en el 
mundo de la política, en el mundo de la 
industria militar, en el mundo de las finanzas... 
o en el mundo esotérico. 

Un día, aquel joven ingenuo descubre que, 
algunos de sus mitos, no sólo ya no buscan la 
Verdad (imagino que lo hicieron algún día) 
con sus libros, programas o conferencias, sino 
que su objetivo es mucho más prosaico y 
cercano.... pagar las facturas a fin de mes. 
Porque incluso los ufólogos, ocultistas y parap- 


8 












El Ojo Critico 


scólogos más célebres consumen luz eléctrica 
y agua en sus casas. Y el alquiler, y la bolsa de 
la compra, no pueden ser objeto de trueque a 
cambio de una disertación sobre las Piedras de 
lea o el Monstruo del Lago Ness... hasta los 
esoteristas más célebres deben usar el dinero. 

Y eso no es malo, es inevitable. Y uno conoce 
un día a Antonio José Alés, aquel fantástico 
profesional de la radio, de voz grabe y tono 
pausado, que tantas noches de fantasía y 
misterio nos obsequio a todos. Y, entre copa y 
copo, el legendario autor de las "Alertas OVNI 
de la SER", le confiesa que no cree en los 
OVNIs, ni en el más allá, ni en los fantasmas.., 
ni en nada de lo que cuenta. Y uno se contagia 
de aquel desencanto, porque descubre que 
aquellos fantásticos relatos nocturnos, que 
creía informes sobre auténticos casos reales, 
eran solo eso, relatos fantásticos. Al menos 
para su autor, que se justificaba con un "a mi 
edad, no me voy a poner a hacer radio 
deportiva, y esto me da para vivir". ¿Quien 
puede reprochar esa actitud? 

Y uno termina por conocer al admirable Profe¬ 
sor Darbó. Aquel enigmático parapsicólogo de 
la eterna perilla, cuya extensa bibliografía 
sobre posesiones, hipnosis, parapsicología,, 
siempre "en profundidad", había devorado en 
su ingenua adolescencia. Y se recuerda me- 
morizando cuadernillo a cuadernillo, y cinta a 
cinta, su magno Curso de Parapsicología en el 
ICPHA. Y casi con idénticas palabras que el 
radiofónico Alés le espeta en el alma esa 
terrible confesión. 0 "Teacher" tampoco cree 
en las posesiones, ni en la hipnosis, ni en la 
parapsicología, ni en os ovnis "ni creo en 
nada de eso, pero a mi me da para vivir.,.". 
¿Puede alguien cuestionar esa lícita actitud? Si 
un profesional trabaja por lo mismo que 
b:abajan todos los profesionales de todos los 
oficios -por dinero-, quien esté libre de pecado 
(y no acuda a su empleo por el sueldo) tire la 
primera piedra. Sin embargo, que sea lícito no 
evita que para un ingenuo adolescente, que 
piensa que los "grandes del misterio" se creen 
lo que dicen, resulte descorazonador. 

Pero vayamos más allá. ¿Y si el profesional no 
sólo hace su trabajo (divulgar un misterio) 
sino que, como el médico que no cura sino 
favorece unos síntomas, lo provoca? Me 
explico. A mi juicio es muy lícito que un 
investigador o un divulgador viva (o lo in¬ 
tente) de su trabajo. Pero la labor de un 
investigador honesto es luchar contra el miste¬ 
rio, es decir, resolver los misterios, no crear¬ 
los. Naturalmente es muy lícito que Alés 
cobrase (como cualquier otro profesional de la 
radio) por sus multitudinarias Alertas OVNI... 
pero ¿es lícito que fomentase conscientemente 
fraudes en el Palacio de Linares para publicar 
reportajes sobre el tema? (entre otros enga¬ 
ños paranormales. Ver EL OJO CRITICO N° 0). 
Por supuesto considero lícito que el Prof. 
Darbó cobre el merecido sueldo que percibe 
por sus libros, programas o su revista (Karma- 
7) pero,., ¿es lícito que fomente consciente¬ 
mente mitos en los que no cree, como el 
"pitufo" capturado en los bosques de Gerona? 
Yo no lo se. 

Y aún voy más allá. Por supuesto es lógico que 
un medio de comunicación informe sobre todo 
tipo de investigaciones, teorías y conjeturas. 
Pero, ¿resulta ético que un medio especiali¬ 
zado fomente deliberadamente un determi¬ 
nado estado de opinión sobre un tema, con 


objeto de favorecer comercialmente a terce¬ 
ros? 

Pondré un ejemplo. En los últimos 3 meses 
(abril, mayo y junio de 1998) la revista AÑO 
CERO ha dedicado 2 portadas y 3 reportajes 
centrales a Egipto ¿a que obedece ese repen¬ 
tino interés por cuasi-especializarse en los 
misterios faraónicos? ¿acaso se han producido 
algún descubrimiento trascendental en el país 
de las pirámides que merezca tal monopoliza¬ 
ción de contenidos en la revista de Enrique de 
Vicente? Al feer los artículos, todos ellos firma¬ 
dos por D. Manuel José Delgado, se sor¬ 
prende al reconocer los mismos contenidos y 
fotografías que el autodefinido "piramidólogo 
más famoso de Europa" (sic) ya había publi¬ 
cado en oirás revistas como MAS ALLA y 
ENIGMAS o, según afirman algunos egiptólo¬ 
gos (licenciados de verdad, y no pirámidólogos 
de "Todo a 100") simplemente ha plagiado. 
(Por mi parte sugiero la lectura del artículo 
sobre La Gran Pirámide publicado en la Re¬ 
vista de Arqueología n° 179 -marzo 1996- y 
superponerlo con el último artículo de Delgado 
en ANO CERO antes citado), ¿porque entonces 
esa ingente dedicación de páginas a fomentar 
los místenos egipcios? ¿acaso Delgado consi¬ 
guió engañar a De Vicente para plagiar sus 
propios textos volviendo a cobrarlos (cosa que 
me parecería muy lícito en un investigador 
independiente que deba costearse sus traba¬ 
jos)?. No, la respuesta, decepcionante, se 
encuentra en las páginas 35 del número 95, y 
63 del número 94. Todo ese despliege 
"informativo" (yo diría desinformativo) dirigido 
a fomentar una imagen esotérica, misteriosa y 
pro-extraterrestre de Egipto es en realidad 
una excelente operación de marketín. Se trata 
de popularizar la imagen de Manuel Delgado y 
crear la expectativa en los lectores de AÑO 
CERO, para fomentar deliberadamente su inte¬ 
rés por Egipto, con objeto de vender un "viaje 
iniciático" a la tierra de las pirámides. Al 
indagar en la agencia de viajes Bidón, que 
gestiona este lucrativo reclamo, la Sta. Noemí 
no informará muy amablemente de como, de 
la mano de Manuel Delgado, por solo 211.000 
pesetas por persona (algo más si queremos 
pensión completa en el viaje) podremos cono¬ 
cer los secretos de Egipto, y "hacer trabajos 
de meditación, captación de energías y lim¬ 
pieza de chakras..." (sic). Me pregunto yo 
¿como alguien que pretende presentarse 
como un "egiptólogo científico" limpia chakras 
y capta energías sutiles en las pirámides...? 
Responderé próximamente a esta pregunta. 

Merecería todo un reportaje monográfico (ya 
estamos en ello) analizar los trabajos de Ma¬ 
nuel José Delgado y sus cuestionables teorías 
sobre Egipto. Consumado viajero, con una 
dilatada experiencia en Egipto, a sido autor de 
unos videos divulgativos sobre La Gran Pirᬠ
mide que yo recomiendo a todos los lectores, 
como hasta hace poco recomendaba la lectura 
de sus trabajos, que yo he devorado con la 
fascinación más absoluta. Para un traumática 
decepción, recientemente descubrí la descora¬ 
zonados tendencia al engaño y compulsiva 
tabulación (en demasiados casos falseamiento 
deliberado de la verdad) de su autor. Por 
supuesto, el acceso nocturno a la Gran Pirᬠ
mide, a las supuestas galerías secretas, etc, 
que oferta en sus viajes, como una exclusiva 
fruto de sus contactos políticos, en realidad 
está al alcance de absolutamente cualquiera. 
Basta con pagar los mismos sobornos a los 


vigilantes o a los inspectores arqueológicos, 
como hace Delgado y otros muchos organiza¬ 
dores de viajes similares. Nadie puede cues¬ 
tionar, in embargo, su meritoria formación 
autodidacta y heterodoxa sobre el Egipto fara¬ 
ónico, a pesar de que no nos parezca lícito que 
se haga pasar por egiptólogo y "Profesor de 
Egiptología" (hemos presenciado este trata¬ 
miento personalmente en varios viajes a 
Egipto en su compañía), con objeto de avalar 
con esa inexistente titulación, sus opiniones 
personales, por otro lado tan dignas o tan 
indignas como las de cualquier auténtico licen¬ 
ciado en historia. No seré yo quien fomente la 
absurda mitificación de una licenciatura uni¬ 
versitaria, como si los licenciados y hasta 
doctorados, no dijesen tonterías de vez en 
cuando. Pero tampoco considero moral, ni 
necesario, apropiarse de títulos inexistentes 
para reforzar nuestras conjeturas y teorías 
personales. Sobretodo si el objeto vo de refren¬ 
dar esas teorías es la organización de lucrati¬ 
vos "viajes iniciáticos", sean estos a Egipto, o 
a la Alpujarra granadina. 

Solo en 1996 más de 120 personas viajaron a 
Egipto en los viajes organizados por Manuel 
José Delgado. Con un sobrecargo de 40.000 
pesetas sobre el precio individual que en 
realidad cobraba la agencia de viajes por cada 
viajero, y suponiendo que tan sólo 100 perso¬ 
nas abonasen íntegramente su billete nos 
arroja unos beneficios de 4 millones de pese¬ 
tas de dinero negro para Delgado y sus cola¬ 
boradores. A ello habrá que añadir el "fondo 
de viaje" (de 10 a 20.000 pts más) que una 
vez en 0 Cairo abonaría cada viajero (para 
propinas, teóricamente), los reportajes de 
prensa y TV, videos y conferencias, que 
Delgado explota posteriormente a sus estancia 
en Egipto. Por no hablar de otro tipo de 
favores... Durante todo 1997 Delgado dirigió 
un programa radiofónico en la Cadena Radio 
VOZ titulado "La Guerra de los Mundos" en el 
que no incluía cuña publicitarias, por las que 
debería ceder a la cadena su porcentaje, sino 
que dedicó el programa a fomentar, semana a 
semana, la leyenda del Egipto esotérico y 
mágico, para posteriormente comercializar 
viajes iniciátocos a Egipto e Israel, sin tener 
que pagar a Radio VOZ la publicidad encu¬ 
bierta. Tan bien funciona este poco conocido 
negocio esotérico, que, según anuncia AÑO 
CERO, a partir de este años se amplia la oferta 
de viajes iniciáticos a Perú. ¿Resulta lícito este 
negocio millonarío a costa del pasado? Por 
supuesto que si. Al fin y al cabo el Museo del 
Cairo y todo el negocio turístico de Egipto 
mueve sumas mayores de dinero. Pero hay 
sólo una diferencia: el móvil del viaje. 

Mientras un museo arqueológico, una universi¬ 
dad o una agenda de viajes fomenta viajes a 
Egipto por puro turismo o por pura formación 
cultural, los viajes de Delgado incluyen 
"experiencias iniciáticas", "activación de los 
chakras humanos en los chakras telúricos 
egipcios", "regresiones a vidas pasadas" 
(casualmente todos han vivido en el Egipto 
faraónico en otra vida). En dos ocasiones tuve 
la oportunidad de presenciar algunos de esos 
bochornosos espectáculos que, por pudor, no 
detallaré. Naturalmente cada individuo es libre 
de vivir su fantasía personal, tabulando reen¬ 
carnaciones faraónicas mientras se revuelca 
por la cámara del caos en la Gran Pirámide, 
iluminaciones místicas dentro del sarcófago de 
Keops, o la higiene de sus chakras en la Isla 


9 






El Ojo Crítico 


Elefantina. Sin embargo, el fomento cons¬ 
ciente de ese tipo de fantasías puede, en mi 
humilde opinión, acarrear todo tipo de trastor¬ 
nos psíquicos en una mente ligeramente dese¬ 
quilibrada. Y, por desgracia, un porcentaje de 
los individuos que acuden a los viajes 
“iniciatico-esotenco-faraónicos" de Manuel 
José Delgado, podrían encajar en esa catego¬ 
ría. Nadie en su sano juicio pagaría 40, 50 o 
hasta 60.000 pesetas más sobre el precio real 
del viaje turístico, para que le limpien los 
chakras y le hagan revolcarse por los suelos 
para captar las energías telúricas.... Natural¬ 
mente un ataque de histeria en lo alto del 
Valle de los Reyes, a cargo de un fanático 
esotérico, al recordarse la reencarnación de 
Tutankamon, no es más peligroso, aparente¬ 
mente, que los ataques de histeria de cual¬ 
quier hincha del Real Madrid en un final de 
liga... claro que uno ya sabe a que extremos 
puede llegar el fanatismo en el fútbol... 

Por otro lado, y por no extenderme más, todas 
Éjjestas actitudes, especialmente comerciales, no 
hacen más que empobrecer la ya maltrecha 
imagen del mundo paranormal. Los Palacios 
de Linares, los “pitufos" de Gerona y los 
“viajes iniciáticos a Egipto" no son mas que 
golosos regalos para los detractores sistemáti¬ 
cos de lo paranormal. Asociaciones como ARP 
que, al menos, sólo estafan presupuestos uni¬ 
versitarios (eso sí, más lucrativos que cual¬ 
quier congreso esotérico) haciéndose pasar 
por “escépticos expertos en lo paranormal" 
para defender el dogma pseudo-científico gra¬ 
cias al sensacionalismo comercial de quienes 
aseguran cosas como que “mi descubrimiento 
de la Cámara Secreta de La Gran Pirámide 
podrá darme el premio Novel" (cita textual de 
Manuel Delgado); que “en Gerona dos matri¬ 
monios capturaron a un “pitufo" que se subía 
a los bafles de la radio" (sic.) como dice el 
Prof. Darbó, etc. Pero eso no es importante. 
Al fin y al cabo lo peor que puede ocurrir es 
que tengamos que soportar las críticas (en 
este caso merecidas) de los negativistas profe¬ 
sionales, que podrán acusamos de utilizar el 
misterio sólo como un lucrativo negocio. 

No, lo peor es que el mundo de lo paranormal, 
tan repleto de incógnitas y ambigüedades, es 
eí terreno más fértil para que abonen todo 
tipo de psicopatías. Mitos como el de los 
faraones reencarnados en cada viajero a 
Egipto, o fantasmas del Palacio de Linares 
proclamando auténticos discursos intermina¬ 
bles (dignos del Comandante Castro) en sos¬ 
pechosas psicofonías, encierran serios peli¬ 


gros, Por supuesto una mente medianamente 
racional no se dejará influir por esas fantasías 
(probablemente ni siquiera se dejará influir 
por la esotérica publicidad de los viajes iniciáti¬ 
cos a Egipto , ni por los cassettes comerciali¬ 
zados con las psicofonías del Paiacio de Lina¬ 
res), pero ¿y si no es una mente racional la 
que consume esos productos? ¿Y si se trata de 
un maniacodepresivo? ¿o de un místico? ¿o de 
un visionario similar a los adeptos a la Puerta 
del Cielo de California, a los Davidianos de 
Wacco o a los Templarios Solares de Francia? 

En mi humilde opinión el investigador, y más 
aún, el divulgador de los fenómenos paranor¬ 
males debe ser total, completa y absoluta¬ 
mente impecable. Sajo ningún concepto, y por 
ninguna circunstancia, puede fomentar los 
mitos y menos aún los fraudes, amparándose 
en el derecho a la información. ¡Caramba!, 
existen tantos misterios reales, o al menos no 
demostradamente falsos, que no es necesario 
alentar más mentiras. Considero lícito -y es 
sólo una opinión personal, como todas las 
reflexiones en voz alta de este texto- ia 
profesionalización de la divulgación de estos 
temas (aunque también la considero casi im¬ 
posible), pero debemos ser extremadamente 
cautos en ese proceso. 

Recordemos aquel joven ingenuamente ilusio¬ 
nado por el mundo del misterio. Tras años de 
feroz lectura comenzará a hacer sus primeros 
pinitos en la investigación, redactando breves 
noticias que, tímidamente, envía a alguna 
revista esotérica. ¿A quien no le agrada ver 
reflejado su trabajo en un medio de masas? 
¿Quien no siente ese cosquilleo en el ego al 
ver su firma y su foto ilustrando esa informa¬ 
ción, para fardar ante los amigos del barrio? A 
lo mejor hasta le pagan mil o dosmil duros con 
los que amortizar el dinero invertido en el 
autobús, la pensión, o los carretes de fotos y 
cintas que ha utilizado en su humilde investi¬ 
gación. Después llegarán los grandes reporta¬ 
jes a todo color, las entrevistas en radio y 
televisión, y ese apostolado ingenuo de unos 
misterios que aún considera de trascendental 
importancia para la humanidad. Mas tarde 
dará sus primeras conferencias, donde doce¬ 
nas de ojos clavados en él escucharán atentos 
sus palabras, y tal vez otros apasionados por 
el misterio, más jóvenes o más ingenus que él, 
también fomentarán su ego pidiéndole autó¬ 
grafos o hasta hacerse una foto juntos... Y de 
no estar constantemente atento a sus emocio¬ 
nes, un día descubrirá que su importancia 
personal ha restado releva na a a aquella cues¬ 


tiones que antes eran fundamentales; el más 
allá, el universo, o la mente, que le hicieron 
iniciarse en la investigación, y ahora han de¬ 
jado paso al dinero y la fama que puede?: 
reportarle afirmaciones (cuanto más dogmáti¬ 
cas y sensacionales mejor) sobre los extrate¬ 
rrestres, la reencarnación, o la limpieza de 
chakras en Egipto. 

Y !o más lamentable, una vez dentro de ese 
circulo vicioso puede ser absorbido por una 
hipocresía generalizada que convierte a los 
más famosos o veteranos divulgadores tíei 
misterio en “intocables". Al fin y al cabo, 
cuestionar a los directores de las revistas 
especializadas o de los programas esoténcus 
puede incluirnos en las “listas negras". Entor¬ 
ces ya no podremos publicar en esas revistas, 
no seremos invitados a esos programas m 
asistiremos a esos congresos multitudinarios 
(como sin duda ocurrirá conmigo tras este 
escrito). Pero, ¿realmente merece la pena 
prostituir nuestra conciencia por publicar un 
artículo o dar una conferencia? ¿compensa 
verdaderamente divulgar cosas que sabemos 
mentiras, sólo para eclipsar a otros investiga¬ 
dores y obtener más protagonismo (dímelo tú 
Mahou)? ¿podemos mirar a los ojos de eses 
jóvenes adolescentes que creen lo que escri¬ 
bimos y decimos, si no lo creyésemos noso¬ 
tros? Yo creo que no, por eso, tras sentir la 
tentación de publicar estas reflexiones bajo 
pseudónimo, sabiendo las enemistades que 
me acarrearán con algunos "intocables", creo 
que sería como caer en lo que estoy criti¬ 
cando, aunque de esa forma no me vetasen 
en las revistas o congresos que estoy cuestio¬ 
nando. Mi nombre es Manuel Carballal y, per 
supuesto, yo también he sido tentado por la 
importancia personal y la comercialización del 
misterio. Ojalá, si algún día mi ego o mi 
ambición me hacen caer en esas tentaciones, 
algún otro joven e ingenuo investigador sea 
capaz de denunciar esa situación, como yo lo 
hago ahora, con la mejor de las intenciones. 
Porque no se trata sólo de un producto 
comercial, sino que nuestras palabras forman 
la opinión y pueden condicionar las creencias 
de las personas que realmente creen lo que 
decimos. Y debemos ser muy amigos de Pla¬ 
tón, pero deberíamos ser más amigos de la 
Verdad... 

Continuará... 


sn Hawkir - 

: 




ng especula acerca de los OVNI 

El profesor Stephen Hawking, autor del libro M A Brief History of.Time" y considerado por muchos como el físico mas destacado de nuestros dias, 
manifestó en fechas recientes alguons comentarios intrigantes acerca de los ovnis y alienígenas durante una conferencia en la Casa Blanca en 
Washington, D.C. Su ponencia, titulada "Imaginad.wi y .Cambio: La Genera en el Próximo Milenio 1 * fue presendada por ei presidente y la Sra. 
Clinton el 6 de marzo de 1998, ademas de ser transmitida en vivo por Internet 

Hawking hizo referenaa áí fenómeno ovni en varias ocasiones. "Existe ia farsa de que ei motivo por e! que no hemos sido visitados per 
extraterrestres es porque cuando una rivilizadon alcanza aerto nivel de desarrollo, se vuelve inestable y se autodestruye...Por supuesto, resulta 
factible que los ovnis esten tripulados por extraterrestres, como creen muchos, y que el gobierno lo esta ocultando. No me gustaría comentar 
sobre ello. En lo personal, creo que hay otra explicación ai respecto de por que no hemos sido contactados, pero no abundare sobre ello ahora." 

B que un dentjfico de la talla de Hawking haga referenaa al tema de la vida extraterrestre ante nada menos que el presidente de EEUU, 
constituye de por si un evento singular. En cuanto a la expíicadon alternativa de Hawking, seguiremos esperando. 


El científico Stephe 




(tomado de Alien Encounters # 25 / Interalia) 




10 

















El Ojo Crítico 


ENTREGA DE LOS PREMIOS MUNDO MISTERIOSO EN MADRID 




rado el invitado favorito 
de todos los que han des¬ 
filado ante los micrófonos 
de MUNDO MISTERIOSO. 
Clara Tahoces, entrego 
este significativo galar¬ 
dón. 

La fiesta de entrega de 
premios, patrocinada por el canal temático 
MILLENNIUMM de Via Digital -el único canal 
de televisión del mundo especializado en 
esoterismo- estubo dirigida por Julia Jimeno, 
directora -ejecutiva del programa, y presen¬ 
tada por Bruno Cardeñosa. 


dio motivado por la ilusión de obtener una 
prueba de !a presencia alienígena en la prehis¬ 
toria humana, terminó llegando a la conclusión 
de que las famosas piedras peruanas son un 
fraude. Fue entregado por Javier Sierra. 

Se concedió un segundo premio "El Ojo Crí¬ 
tico" a la revista Año Cero, por la publicación 
del reportaje de Vicente Paris sobre la polémi¬ 
cas piedras. "No sirve de nada que un investi¬ 
gador descubra un fraude -afirman los res¬ 
ponsables de MUNDO MISTERIOSO- si no 
puede hacerlo público, por eso queremos invi¬ 
tar con este premio a las revistas especializa¬ 
das a incrementar sus publicaciones críticas". 
En último lugar se concedió un premio, elegido 
mediante votación por todos los oyentes del 
programa, al Dr. Femando Jiménez del Oso 
que, a juicio de la audiencia, ha sido conside- 


FOTOS CARLOS RUAS 

'es del público asistente a la celebración, 
iza Kdus recoge el premio de manos de Javier Sierra. 
Virante Moros, ganador delpramio "Mcaido Futuro~ 

S: Parte de/ equipo de MUNDO MISTERIOSO. De Iida a 
Deba: Antonia Mana Moreno, Ramón Marón Vázquez, 
RnrtO Cardeñosa, Pi/i Abeijcn, Ruten Sobrznojavier Garda 
Blanco, Magdalena Mancebo y Patricia Respueia. 


E l jueves 21 de mayo se desarrolló en 
Madrid el acto de entrega de los pre¬ 
mios MUNDO MISTERIOSO/1998. El 
marco de esta fiesta fue el más opor¬ 
tuno: el Museo y Club de Magia Houdinni. 

Al acto, un éxito de público absolutamente 
impredecible, contó con la asistencia de más 
de 400 personas, que literalmente desborda¬ 


social, siendo el responsable en Valencia de 
una importante organización humanitaria. En¬ 
trego el premio Manuel CarbaJIal. 

También se concedió un premio "Mundo Fu¬ 
turo" a los lectores de la revista Mas Alia de la 
Ciencia, que en 1997 colaboraron activamente 
con una campaña humanitaria a favor de dos 
orfanatos rumanos, enviando comida, medici¬ 
nas y ropa, a la ONG coordi¬ 
nadora de este proyecto. Se¬ 
gún los responsables del 
programa MUNDO MISTE¬ 
RIOSO "por encima de las 
discusiones maniqueas sobre 
las existencia o no de lo 
paranormal, la sensibilidad 


ron las salas habilitadas para 
el mismo. Estos premios, 
concedidos por el programa 
MUNDO MISTERIOSO, que 
la cadena de emisoras Radio 
VOZ emite en las noches de 
sábado y domingo, preten¬ 
den, según sus responsables 
"fomentar los dos aspectos 
más desatendidos del 
mundo del misterio, el crítico 
y el solidario". Por esa razón se ofrecieron dos 
premios bajo el epígrafe "Mundo Futuro" y "El 
Ojo Critico", nombres de dos de las secciones 
fijas del programa. 

El premio especial "Mundo Futuro" fue conce¬ 
dido al investigador valenciano Vicente Moros, 
quien ha desarrollado varias iniciativas de 
divulgación paranormal, cuyas recaudaciones 
fueron integramente destinadas a organizacio¬ 
nes humanitarias. Vicente Moros, por ejemplo, 
organizó el I o Congreso sobre Fenómenos 
Paranormates de Benicasim (Castellón), cuya 
recaudación fue cedida en su totalidad a la 
ONG Ayuda en Acción. Actualmente Vicente 
Moros ha desplazado su interés por la investi¬ 
gación paranormal, dando prioridad al trabajo 


social de algunas personas que 
creen en estos temas supone 
la dimensión más real e impor¬ 
tante del mundo del misterio". 
Este premio fue entregado por 
María Ferraz, y recogido por 
José A Campoy. 

El premio "El Ojo Cn'tico" que 
"pretende fomentar la investi¬ 
gación desmitificadora y crítica 
de los supuestos fenómenos 
paranormales" se concedió al 
investigador Vicente Paris, por 
su extensa y reveladora inves¬ 
tigación sobre "Las Piedras de 
lea". Paris, que inició su estu- 


ii 











El Ojo Crítico 


TEOSOFIA: CLAVES DE UN MITO 


"Dejemos que nuestros discípulos 
sean temporalmente engañados 

Madame Blavatsky (1831-1891) 


E n la proyección del Esoterismo en e! 
mundo actual, no podría obviarse el 
papel que han desempeñado en e! 
tránsito de su legado las escuelas eso¬ 
téricas del siglo XIX. Tal vez la herencia 
ocultista recogida en Occidente no sería la 
misma sin personajes como madame Bla- 
vatsky, cuyo reflejo ha logrado Crear ese 
atavismo en el que se ha gestado gran parte 
de la crónica mas reciente del mundo esoté¬ 
rico. 

Helena Petrovna Hahn Fadéeff veía la luz 
por primera vez en la víspera del 31 de Julio 
de 1831 en Ekaterinoslav, al sur de Rusia, en 
el seno de una pudiente familia aristocrática. 
Haciendo un ligero esbozo de su vida y mila¬ 
gros, sus biógrafos destacan que durante su 
b'autzo, celebrado bajo el rito ortodoxo, un 
extraño incidente quiso presagiar ese carácter 
demoníaco que le atribuirían en vida sus mas 
acérrimos detractores. Mientras sus padrinos 
escupían alrededor de ella para alejar a los 
malos espíritus, la llama de uno de los cirios 
de la ceremonia acabó por inflamar la casulla 
del sacerdote lacerándole con graves quema- 
d’uras. Creando la confusión, el fuego se pro¬ 
pagaría haciendo aflorar el pánico entre los 
asistentes* algunos de los cuales resultaron 
gravemente heridos. 

El halo diabólico que auguraba aquel inci¬ 
dente, parecía confirmarse en su más tierna 
infancia. Sonámbula desde los cuatro años, se 
la veía deambular por las estancias de la 
mansión mientras parecía conversar con las 
ánimas de familiares difuntos. Con frecuencia, 
su familia se convertía en testigo de los insóli¬ 
tos fenómenos que se producían en torno a su 
pequeña hija: muebles que se arrastraban de 
una habitación a otra, campanas astrales que 
sonaban a su alrededor y aparatosos fenóme¬ 
nos de carácter mediúmnico que se manifesta¬ 
ban caprichosamente sembrando el pánico en 
la familia Hahn. 

Educada, a pesar de su rebeldía, en un am¬ 
biente en el que reinaba la mas férrea disci¬ 
plina; Helena abandonó sus estudios a los 
diecisiete años. Era entonces una traviesa 
adolescente sin gracia ni encanto en la que 
solo destacaban sus enormes ojos grises y su 
repulsiva fealdad. Quizás por esa ¡razón no 
tuvo mas remedio que contraer matrimonio 
con el General Nicephore Von Blavatsky 
(de quien adoptaría, su apellido), un viejo 
militar casi octogenario. 

Fuera o no ése el motivo de tan singular 
enlace, lo que se hizo evidente es que el 
matrimonio no debió de ser del agrado de la 
joven Helena, que a los tres meses (algún 
autor liega aún mas lejos al señalar que este 
nádente se produjo en la misma noche de 
bofe), tomó un caballo y abandonó a su 


vetusto esposo para huir a casa de unos 
familiares. Temerosa de regresar con "el viejo 
cuervo” de su marido; embarcaría rumbo a 
Constantinopia. Comienza así un singular itine¬ 
rario de viajes que la conducirá por lugares 
tan exóticos como Egipto, Grecia, Marruecos, 
América, la India o el Tibet milenario. 

En la tierra de los faraones conocería a un 
mago musulmán que, a través del magnetismo 
de la sugestión, la enseñaría a dilucidar entre 
el mundo real y el reino de Maya, igual que la 
filosofía platónica, la Teosofía establece una 
frontera entre el mundo ilusorio que percibi¬ 
mos a través de los sentidos o Maya (que en 
sánscrito significa Ilusión) y el de lo absoluto y 
verdadero (Sat) análogo a! mundo platónico 
de las ideas. Para atravesar la cortina de Maya 
y acceder al conocimiento de los mundos 
superiores, el discípulo debe eliminar de su 
mente el espejismo del Sakkáyadithi, o "gran 
herejía" de su propia personalidad, que le 
induce a percibirse como una entidad indepen¬ 
diente ("yo-soy yo"), cuando en realidad es 
una parte inseparable del Todo: "...cuando tu 
alma, al contemplar su imagen en las olas del 
Espacio, murmura: "Esta soy Yo", puedes 
'decir, oh discípulo, que tú alma está presa en 
las redes de Maha-Maya (gran ilusión)". ("La 
Voz del Silencio", Fragmento I). 

Pero sería en Londres, durante el verano de 
1851, cuando se produciría el acontecimiento 
crucial que marcaría su destino. Helena se 
encontraba paseando a la orilla de! lago Ser¬ 
pentee en Hyde Park cuando, rodeado de una 
comitiva de principes ataviados con ropas 
orientales, reconoce a su Maestro: el Mahatma 
Koot Hoomi, a quien tantas veces había visto 
en la "luz astral” de sus sueños infantiles. 
Aquel mismo día, Blavatsky y su Maestro 
conversaron durante varias horas. Según na¬ 
rraría después a sus discípulos, antes de des¬ 
pedirse, su Mahatma le encomienda la misión 
de crear una escuela esotérica. 

Sin embargo, tanto Coleman como Peter 
Washington, coinciden en señalar e! origen, 
más imaginario que rea! de los Maestros Ini¬ 
ciados. Según estos autores, parece más que 
probable que Blavatsky elaborara el mito de 
los Mahatmas a partir de los relatos ocultistas 
del poeta y dramaturgo Sir Bulwer Lytton 
(1803-1873). 

Aunque esta posibilidad sea más que discuti¬ 
ble, sí es cierto que madame Blavatsky estaba 
tan familiarizada con las novelas del célebre 
escritor inglés como para exprimir en su 
"Doctrina Secreta" algunas de las claves ocul¬ 
tistas diseminadas en su obra. 

En su novela ”Zanoni”(1842), Bulwer Lytton 
introducía la leyenda de los Rosacruces ha¬ 
ciendo una breve alusión a la figura de Chris- 
tian Rósenkreutz, personaje alegórico que, 
según la leyenda, peregrinó a Oriente para 
llegar hasta la ciudad simbólica de Damcar, 
donde un grupo de Iniciados le transmitiría 
todos los conocimientos de la sabiduría her¬ 
mética. Inspirándose en este relato, surge una 
deliciosa fábula que se convertirá en el hilo 
argumental que hilvane las fantasías de la 


cosecha teosófica. 

Asimismo, en los mensajes que Blavatsky 
recibía por carta de su Maestro Koot Hoomi, 
no faltaban explícitas referencias a conceptos 
literalmente extraídos de la novela "La Raza 
futura" (1871) de Lord Lytton, cuyo fantástico 
contenido se interpreta, bajo el prisma teosó- 
fico, como fragmento de la crónica del origen 
de! hombre. 

Algo que también parece dudoso es el hecho 
de que los Maestros Iniciados encomendaran 
a Blavatsky la creación de la Sociedad Teosó¬ 
fica, concibiéndola como un centro iniciático 
auspiciado por el gobierno invisible de lost., 
Mahatmas. 

De su azagpo origen, da buena cuenta uno de 
sus fundadores, el coronel Henry Steel 01- 
cott. A! parecer, la formación de la Sociedad 
aconteció de forma improvisada con motivo de 
una conferencia sobre el antiguo Egipto que 
tuvo lugar en Septiembre de 1875 en el apar¬ 
tamento de madame Blavatsky en Nueva York. 
Fascinados por los enigmas de! pasado, los 
asistentes decidieron que era una buena idea* 
establecer una asociación que se dedicase al 
estudio de la sabiduría oculta. Casi como el 
que no quiere la cosa, se nombró un comité de 
cargos directivos cuya presidencia recayó en la 
figura del flemático corone! Olcott. Hojeando 
un diccionario enciclopédico, uno de los asis¬ 
tentes encontró que la palabra teosofía podía 
ser apropiada para bautizar a la recién creada 
hermandad. Así fue como, fruto de un induda¬ 
ble arrebato de "inspiración divina", surgió la 
Sociedad Teosófica. 

El objetivo de esta singular cofradía era la de 
posibilitar en Occidente una vía de acceso a 
los "Grandes Misterios" a través de! discipu¬ 
lado. Sin embargo, tales promesas de Inicia¬ 
ción acabarían por defraudar a más de un 
adepto. Tal y como reconocía la propia ma¬ 
dame Blavatsky algunos años después de 
inaugurar su escuela esotérica: "Durante los 
once años de existencia de la Sociedad Teosó¬ 
fica he conocido (...) de cientos de candidatos 
laicos, solamente a tres que no han fracasado 
hasta ahora, y solamente uno que alcanzó 
completo éxito". 

Y es que, adentrarse en el sendero iniáático 
de la Teosofía no era un asunto baladí: 
"Algunos de nuestros chelas (discípulos en 
sánscrito) -continúa madame Blavatsky- hu¬ 
bieran hecho bien en reflexionar más de una 
vez antes de arrostrar las pruebas (de inicia¬ 
ción). Recordamos varios deplorables fracasos 
ocurridos en el últi'mo año. En un caso, e! 
aspirante perdió el juicio retractándose de los 
nobles sentimientos que acababa de profesar 
algunos días antes, e ingresando como miem¬ 
bro de una religión cuya falsedad había de¬ 
mostrado con profundo desdén. Otro cometió 
un abuso de confianza y desapareció con los 
fondos de su patrón, que también era teósofo.- 
Un tercero se entregó al más desenfrenado' 
libertinaje, confesándolo al gurú que había 
escogido, con inútiles lágrimas y suspiros. Otro 
mostró signos de aberración mental y fue 
acusado ante los tribunales por su vergonzosa 
conducta. Otro, se levantó la tapa de los 


12 













El Ojo Crítico 


% 


sesos.. *(sic) ,r . 

3avatsky había concebido su Sociedad con la 
intención de "remediar los evidentes males del 
cristianismo". Su críica a la religión católica, y 
por extensión a toda la tradición judeocris- 
tiana, no puede interpretarse tan sólo como 
una manifestación de oposición frente a la 
tiranía que encarnaba !a figura clerical de! 
siglo XIX. Su rechazo viscera! hacia la Iglesia 
Católica, pudo haber tenido su origen en su 
participación al lado del movimiento revolucio¬ 
nario de Garibaldi -ío que le permitiría entrar 
en contacto con la sociedad secreta de los 
Carbonarios-, que la mantuvieron enfrentada 
contra los Estados Pontificios durante la lucha 
por la reunificación italiana. 

No conforme con criticar !a intransigencia ecle¬ 
siástica, Blavatsky arremete duramente contra 
los textos evangélicos tachándolos de ser una 
"mina de falsedades", en los que no existe "ni 
un sólo átomo de progreso mora!"; y no 
encontrando en ellos más valor que la de la 
supuesta reelaboración de mitos paganos que, 
por azarosa afinidad con las religiones arcai¬ 
cas, puede encontrase si se analiza su conte¬ 
nido simbólico. Atreviéndose un poco más, el 
protagonista de los Evangelios se convierte en 
un mito que, según ella, "tuvo que ser 
colocado sobre un fondo oscuro para ganar en 
brillantez por el contraste". Paradójicamente, 
su doctrina beatifica el nombre de Satanás; 
concibiendo a su correligionario Lucifer como 
único redentor del género humano. 

Antes de fundar la Sociedad Teosófica, su 
inspiradora había probado suerte con otros 
proyectos bien distintos. Influida por !a co¬ 
rriente espiritista, que por aquel entonces 
copaba !a atención de la dase burguesa, Bla¬ 
vatsky intentó desarrollar sus teorías en base 
a !a doctrina de Alian Kardec. Prueba de ello 
fue su intento de crear una organización de 
corte espiritista en B Cairo, anco años antes 
de que se fundase la Sodedad Teosófica. Esta 
drcunstanaa le permitiría exhibir durante al¬ 
gún tiempo el portento de sus facultades 
mediúmnicas por media Europa. 

Años mas tarde, el dictamen emitido por la 
Sodedad de Investigationes Psíquicas de Lon¬ 
dres a través del informe Hodgson, calificaría 
sus presuntas habilidades paranormales 
(psicometría, aportes, levitación de objetos, 
formaciones ectoplásmicas...) como fraudulen¬ 
tas. "No la consideramos como portavoz de 
ocultos profetas -concluía el informe-, ni tam¬ 
poco como mera y vulgar aventurera; creemos 
que ha hecho méritos para que se la recuerde 
permanentemente como una de las mas cum¬ 
plidas, ingeniosas e interesantes impostoras 
de la historia". 

Como quiera que su éxito de convocatoria 
comenzaba a flaquear, la misma madame 
Blavatsky acabaría abandonando el espiri¬ 
tismo, con cuya fenomenología no se mostra¬ 
ría posteriormente favorable. 

La singular odisea de su periplo iniciático la 
conduce hasta las herméticas regiones del 
Himalaya, donde logra acceder a los textos 
sagrados que se conservan en los antiguos 
monasterios del Tibet. En aquel mítico lugar, 
bajo ios efectos quizás del hachís, droga de !a 
que madame Blavatsky era fumadora empe¬ 
dernida, se inspiraría para escribir su "Doctrina 


Secreta"; un voluminoso e Indescifrable co¬ 
mentario a una serie de textos que afirmaba 
haber encontrado escritos sobre hojas de 
palmera en un templo subterráneo. De! carác¬ 
ter dudosamente diáfano de esta obra da 
buena cuenta la propia madame Blavatsky a! 
reconocer que, "leyendo la Doctrina Secreta 
página por página como se lee cualquier libro, 
sólo se llegará a una confusión". 

Celosamente custodiados por los lamas tibeta- 
nos de aquel monasterio, se encontraban, 
según ella, los libros secretos de Kiu-Te. Mas 
allá de los particularismos religiosos de cada 
cultura, aquellos antiquísimos textos eran poco 
menos que los portadores de! conocimiento 
universa! que los dioses habían revelado a 
unos pocos Iniciados, y sobre los cuales se 
habrían inspirado libros como el Génesis o los 
Vedas. "No hay religión superior a la Verdad", 
decía madame Blavatsky con su "Doctrina 
Secreta" bajo el brazo. La verdad es que, tal y 
como veremos seguidamente, los dioses no 
habrían estado muy inspirados cuando dicta¬ 
ron aquellos textos. 

Sin necesidad de poner en tela de juicio e! que 
la célebre ocultista rusa pusiera un solo pie en 
el Tibet (tal y como mantienen algunos auto¬ 
res), guiándonos por el sentido común y 
teniendo en cuenta la misoginia que impera 
en la tradición de las órdenes monásticas 
tibetanas, ¿cómo estos monjes permitieron a 
una mujer occidental el acceso a sus libros 
más sagrados...? Enigmática pregunta para un 
teósofo. 

Por otro lado, y por mucho que les duela a los 
mas enfervorizados adeptos de Blavatsky, la 
ocultista no aportó ni una sola evidencia con la 
que ava!ar sus afirmaciones. Como prueba de 
!a existencia de estos pliegos arcaicos del 
saber oculto, Blavatsky cita a un monje ita¬ 
liano perteneciente a la Orden de los Capuchi¬ 
nos, Fray Francesco Orazio della Penna 
(1680-1747). Parece que existe cierta correla¬ 
ción entre los ejemplares de Kiu-Te hallados 
por madame Blavatsky y unos libros encon¬ 
trados por e! fraile en una de sus misiones por 
tierras tibetanas. El monje capuchino se pito¬ 
rrea en sus Memorias de! contenido de unos 
textos sagrados conocidos como los Libros de 
Kanjur. Aun a pesar de los datos y fuentes 
citadas por Blavatsky en su vano intento de 
demostrar la veracidad de sus afirmaciones, la 
única similitud que parece existir entre los 
libros de Kanjur citados por della Pena y los 
volúmenes de Kiu-Te es el oneroso carácter 
literario de ambos textos. 

En el análisis que realiza de uno de estos 
volúmenes, titulado "Las Estancias de Dzyan", 
madame Blavatsky sitúa !a antropogénesis de! 
hombre como el resultado de la evolución de 
varias Razas. 

Según se desprende de ja tradición hermética, 
la actual oleada de vida humana sería el 
resultado de una constante cadena evolutiva 
cuyo origen se pierde en el inicio del Manvan- 
tara o gran ciclo cósmico. Hace miles de 
millones de años, los seres humanos anida¬ 
ban bajo formas de chispas luminosas de 
origen divino (mónadas), mientras esperaban 
la oportunidad de poder encarnarse. 

Según Blavatsky, en el transcurso de la evolu¬ 


ción de! género humano, se desarrollan siete 
Razas que, desde su génesis primigenia hace 
unos trescientos millones de años, han ido 
surgiendo a medida que se alcanzaban deter¬ 
minados estadios evolutivos. Dentro del ciclo 
evolutivo de cada Raza-Raíz, surgen siete 
subrazas, una de las cuales será la que se 
convierta en la siguiente Raza. Por tanto, la 
aparición de una nueva Raza supondría la 
conquista de un escalón evolutivo superior. 

Siguiendo las Estancias de Dzyan, !a génesis 
de la creación tuvo lugar, con la primera mani¬ 
festación visible del hombre a través de su 
Primera Raza: los "Chháyás", vocablo que en 
sánscrito significa sombras o espectros. 

Los Chháyás se concibieron a sí mismos por 
"generación espontánea" durante el periodo 
Carbonífero de la era Paleozoica, hace aproxi¬ 
madamente unos trescientos millones de años. 
Cuando las mónadas penetraron en el plano 
áurico de la Tierra, proyectaron dobles etéri- 
c<5l&que se transformaron en las sombras en 
las que se alojarían las almas de los primeros 
seres humanos. Asemejándose a enormes cé¬ 
lulas de éter, los Chháyás constituían gigan¬ 
tescos entes traslúcidos en estado semigase- 
oso que alcanzaban una altura de varias dece¬ 
nas de metros. 

Estas entidades amorfas se formaron en el 
Polo Norte magnético, qué entonces se si¬ 
tuaba en la mítica Isla Blanca de Shvetadvipa 
(o Isla Sagrada Imperecedera), cuyas raíces 
se sitúan en la actual cordillera de! Himalaya. 
La Isla Blanca estaba formada por una cadena 
de montañas que emergieron del océano 
adoptando la caprichosa forma de una gigan¬ 
tesca y monumental flor de loto de siete 
pétalos. Esta tierra, se convirtiría en el Edén 
de la mitología cristiana, !a Tierra Sagrada en 
cuyo seno se desarrollarían las grandes razas- 
madre de la Humanidad. 

Los Chháyás se reproducían por partenogéne- 
sis (igual que los organismos unicelulares), y 
deambulaban en manadas sobre la desolada 
faz de la tierra, pues necesitaban recibir la luz 
del Sol y de la Luna, con cuya energía se 
alimentaban los éteres de su estructura, aún 
amorfa y en desarrollo. Poco a poco fueron 
perfeccionando su estructura vaporosa al con¬ 
densar sus éteres, convirtiéndolos en capara¬ 
zones físicos de materia mas densa. Las almas 
de los Chháyás acabaron alojándose en los 
cuerpos de su propia progenie: los Hiperbó¬ 
reos. 

Las criaturas de esta Raza se asentaron en el 
legendario continente de Hiperbórea, que ac¬ 
tualmente comprendería la región del norte de 
Asia y los países escandinavos, y que por 
aquel entonces constituían una zona tropical 
de abundante vegetación. Los Hiperbóreos 
eran todavía seres etéricos que se reproducían 
mediante la producción de "esporas". Sus 
cuerpos exudaban gotas de sudor que, al 
recibir los rayos solares, adquirían formas 
prehumanas, de ahí que en la Doctrina Secreta 
sean llamados como "los Hijos del Sudor". 

Al hito del tiempo, esas gotas de sudor comen¬ 
zaron a solidificarse adoptando la forma de 
gigantescos huevos. Comienza así a perfilarse 
el origen de una nueva especie que dará lugar 
a la Tercera Raza: los Lémures. Estos tuvieron 
su origen en un enorme continente, cuyas 


13 






El Ojo Critico 




tierras se extendían por gran parte del Océano 
Pacífico, al que madame Blavatsky denominó 
Lcmuria, término que fue acuñado a mediados 
del siglo XIX por el naturalista sir P.L.Sclater 
quien, tras estudiar la distribución de los mo¬ 
nos lémures en vastos territorios, supuso la 
existencia de un antiguo continente que abar¬ 
caría la actual Oceanía, algunas zonas de 
Africa y la región de Madagascar. 

Los Lémures constituyen la primera genera¬ 
ción de humanoides que poblaron la Tierra. Su 
inteligencia, todavía en desarrollo, era mas 
bien instintiva, aunque suficiente 
como para que desarrollaran un pri¬ 
mitivo sistema de comunicación a 
través de sonidos guturales. Tenían 
forma de gigantescos primates de 
unos diez metros de alto; aunque 
poco a poco, su talla iría menguando 
para asemejarse a la del hombre 
actual. Para Blavatsky, este cambio 
evoluti vo se ilustra por analogía con 
el de otras especies animales, como 
la que se aprecia en los actuales 
reptiles, descendientes de los gran¬ 
des saurios del Mesozoico. 


Identificados con la leyenda de los 
cíclopes de la mitología griega, los 
Lémures poseían un ojo en su frente 
que, con el tiempo, iría degenerando 
paulatinamente hasta convertirse en 
la glándula pineal. 

Las primeras subrazas lémures eran 
todavía asexuadas, y nacían de secre¬ 
ciones ovíparas, aunque en el trans¬ 
curso de su evolución, hace unos 
dieciocho millones de años, se produ¬ 
ciría la diferenciación sexual del gé¬ 
nero humano: "Los animales se sepa¬ 
raron los primeros en macho y hem¬ 
bra y empezaron a engendrar. (...) 
Luego, el hombre, se separó también; 
y dijo: "Hagamos lo que ellos (los 
animales); unámosnos y hagamos 
criaturas" Y así lo hicieron..." 
(Estancia VIII, párrafo 31). Del fruto 
de esta generación surgiría la Cuarta 
Raza, que habitaría en un hermoso 
continente que madame Blavatsky 
identifica con la Atlántida de Platón. 


Algunas de las subrazas inferiores de 
la Raza Lémur, que acababan de 
descubrir los placeres del sexo, cometieron el 
error de mezclarse con los animales. "Y aque¬ 
llos que carecían de chispa -escribe madame 
Blavatsky- tomaron para sí enormes animales 
hembras. (...) Engendraron monstruos, una 
raza de monstruos encorvados cubiertos de 
pelo rojo que andaba a gatas" (Estancia VIII, 
párrafo 34). De este modo, la Teosofía re¬ 
chaza la teoría evolucionista de Darwin, sos¬ 
teniendo que el origen de las especies prima¬ 
tes procede de formas involucionadas que 
surgieron en el seno de la Raza Lémur. 

La Raza Atlante surgió hace unos nueve millo¬ 
nes de años. Esta Raza actualizó el plano 
kamamanásico que despertó su intelecto ra¬ 
cional, lo que les permitió desarrollar numero¬ 
sos focos civilizatorios, alcanzando un desarro¬ 
llo científico y técnico nada despreciable. Lle¬ 
garon a construir sofisticadas máquinas vola¬ 
doras (identificadas con los enigmáticos discos 


volantes o Vimanas que aparecen menciona¬ 
dos en los Vedas) propulsadas por motores 
antigravitatorios a reacción. 

Hace 200.000 años, un enorme cataclismo 
sumergió parte del continente atlante, desga¬ 
jándolo en pequeños islotes coloniales que se 
extendieron por el océano. El último frag¬ 
mento de la Atlántida, al que hace referencia 
Platón en uno de sus diálogos, fue la gran isla 
de Poseidonis, que se hundió bajo las aguas 
hace unos 11.500 años. 


Condiciones paro eC ccnnpromiso en (a 


' 


mutaciones de las primeras subrazas atlantes. 
Por contra, los judíos constituirían una raza 
artificial aria pero degenerada en espirituali¬ 
dad. La extinción natural de las razas inferio¬ 
res es, según Blavatsky, una "necesidad kár- 
mica". 

Y si, según la "Doctrina Secreta", la svástica se 
considera el "martillo de la creación", poco 
más queda añadir que el lector no haya dedu¬ 
cido ya. Las dotes proféticas de madame 
Blavatsky la adelantaron a su tiempo inspirán¬ 
dola a escribir lo que, años más tarde, se 
convertiría en el catecismo esotérico 
del III Reich. 



‘"Ifríe comprometo a conducirme de forma que'[a 
Tlosofia sea un factor viviente en mi vida. 


.... ¿ --.o... v. 

: 




m IXfrt¿ comprometo a sostener frente aC mundo el 

'o*-* v '7 - '' '• , • r 



"III)Me comprometo ano es cuc fiar jamás s tu protestar 
todo eCmaCque se pueda decir de.un Sfermano Teósofo 

■ -V V ‘ y- r ' ' " - ' ' J 


IVfríe comprometo a mantenernvna lucha constante 
mitra mí naturaleza inferior y a ser caritativo con'Cas 
(eBdidades de Cos otros , 

y)Me comprometo a dar todo et sosten que* pueda'at 

. .- ? r ;■ ■ *V- 



"Sí tú no puedes cumpCcr tu compromiso; rehúsa to- 
marta, pero una vez que estes unido por promesa. 


compromisos tomados y aceptados y fumados t no son 
garantios de grandes sucesos ; estos compromisos no 
tienenpor objeto hacer de cada estudiante un adepto o 
un mago. Son simplemente granos en ios cuaCes se 
esconde (a potencialidad de cada verdad, eC germen del 
progreso que será herencia solamente de Ca Séptima 
Razaperfecta" 

■■ _>__'_ • 


Quedan por desarrollarse, según Bla¬ 
vatsky, la Sexta y la Séptima Raza, 
cuya génesis preconiza una nueva hu¬ 
manidad que convertirá a los seres 
humanos en seres superiores: "La Hu¬ 
manidad aún deberá esperar millones 
de años hasta que llegue el día en que 
se transforme en una Raza de dioses". 

En su pretensión de otorgar un carác¬ 
ter medianamente científico a su 
"Doctrina secreta"; Blavatsky combinó 
el evolucionismo darviniano, al con¬ 
templar el carácter primate de los 
primeros hombres (los Lémures) y la 
ontogenia filogenética de Haeckel, 
asignando un carácter evolutivo a los 
distintos modos de procreación de las 
Razas. Al mismo tiempo, no pasa de¬ 
sapercibida la clasificación racial de 
Linneo, modificada posteriormente 
por Flower en 1885: las Razas Lémur, 
Atlante y Ana se corresponden con la 
taxonomía clásica de las poblaciones 
etíope, mongoloide y caucasoide res¬ 
pectivamente. 

Aderezado con el sugestivo tapiz de 
revelación iniciática, parece evidente 
que la originalidad no es precisamente 
una de las virtudes que puedan desta¬ 
carse de la obra de Blavatsky. Su 
amalgama teórica respondió más al 
contexto histórico y socio-cultural en el 
que se desarrolló que a pretendidas 
"verdades absolutas" reveladas por al¬ 
guno de los Mahatmas del Tibet. 


Continuando el plan evolutivo de los dioses, la 
Quinta Raza, denominada Aria, surgió casi 
abortivamente en las regiones del Asia Cen¬ 
tral, cuando su origen debía de haberse 
producido en el norte de Europa. Tras largas y 
penosas migraciones, se asentaron en la cordi¬ 
llera del Himalaya, en una mítica ciudad cono¬ 
cida como Aryavartha (el país de los Arios). 

De acuerdo con la antropogénesis teosófica, 
aún hoy persisten en la Humanidad el reflejo 
de estas tres últimas Razas; manifestación de 
los distintos estadios evolutivos en los que se 
encuentra el género humano. Esto explicaría, 
según ella, la diferencia entre la capacidad 
intelectual de las distintas poblaciones del 
planeta. La población de origen europeo se 
identificaría con la raza blanca o Aria. Como 
descendientes de la Tercera Raza, se derivan 
las tribus africanas y austropolinésicas, mien¬ 
tras que los mongoles y los japoneses serían 


Elevada a los altares del Ocultismo, el 
cúmulo de fantasías blavatskianas que 
acompañaron al apostolado teosófico ha aca¬ 
bado convirtiéndose en hoja perenne del eso- 
terismo contemporáneo. Su innegable influen¬ 
cia en las corrientes esotéricas del siglo XX, 
han convertido a madame Blavatsky en refe¬ 
rencia obligada para cualquier estudiante de 
ocultismo que pretenda echarse faroles mane¬ 
jando con un mínimo de propiedad palabrejas 
como karma o dharma. Aunque sus detracto¬ 
res la tachen de "vulgar farsante" y la descri¬ 
ban como una maestra del plagio, debe reco¬ 
nocérsele, al menos, que estuvo dotada de 
una buena dosis de imaginación, la suficiente 
como para agotar ríos de inta a través de 
obras tan colosales como "Doctrina Secreta". 
En definitiva, una recomendable literatura de 
evasión... 




14 






El Ojo Crítico 


Curso de formación para la Policía y Guardia Civil, 
sobre sectas y grupos esotéricos 




xaaHAD« ÍSS 

' SOBRE taá 

SKHS; o m PCEtl K 


X0R !!«*? 


censurado por la cadena autonómica. 




1$ SKU& QSII 


Los investigadores C. Fernández (Deha.) y M. Carballal 


E n unas jomadas a puers carraca, so¬ 
bre sectas y su poder de cactaccn, 
celebradas los pasados II y 12 de 
marzo en Santago de Compcstela, y 
organizadas por ta Academia Gallega de Segu¬ 
ndad y la Cosejera de Justicia, Interior y 
Relacor.es Laborales, trescientos criminólo- 
gos, agentes de ¡a Policía Naaonal y Autonó¬ 
mica, y miembros de ia Guardia Civil recibieron 
formación sobre como investigar temas tan 
inusuales como los relacionados con el contac- 
tismo, el satanismo, la parapsicología o el 
hitlerismo esotérico. Los responsables de las 
Fuerzas de Seguridad del Estado son conscien¬ 
tes de que la presencia en España de esta 
clase de grupos comienza a consolidarse, al 
punto de que, aunque no es posible llevar un 
control exacto del número de adeptos, se 
estima que cerca de 200.000 personas perte¬ 
necen ya a ese tipo de colectivos, algunos de 
alto riesgo. 

En una serie de conferencias, que tenían como 
tema principal Las sectas y su poder de capta - 
don, prestigiosos especialistas expusieron sus 
trabajos e investigaciones mas recientes al 
respecto. 


muy elevada. EJ Inspector-Jefe aludió también 
al Pico Sacro, un monte gallego, considerado 
por estgs grupos como una de las entradas a 
Agartda, mundo interno en ei que creen que 
Hitler, como último mesías, sigue gobernando. 
Posteriormente el Inspector-Jefe Delgado, Ma¬ 
nuel Carballal, Carlos Coloma y Pepe Rodrí¬ 
guez participarían en una Me¡ 
las sectas en España, mode¬ 
rada por el investigador Car¬ 
los Fernández. 

También tuvo una gran aco¬ 
gida la intervención de Ma¬ 
nuel Carballal sobre las sec¬ 
tas ufológicas. Ante los poli¬ 
cías reunidos el investigador 
gallego explico temas como 
el fraude de UMMO, el Caso 
Adanski o el Caso Daro 
(todos tratados anterior¬ 
mente en EL OJO CRITICO), 
asegurando que la mayoría 
de estas sectas OVNI están utilizando el culto 
a los ETs en sus doctrinas, sustituyendo así los 
• viejos mitos religiosos judeocrisbanos. Tras su 
ponencia, se proyecto 
un reportaje realizado 
por Carballal para 
Tele-5, inédito hasta la 
fecha, sobre el Arca de 
La Coruña de Nonsia- 
mosoli, como ejemplo 
de secta ovni destruc¬ 
tiva. Por su parte Ga¬ 
briel Camón introdujo 
la cuestión de las sec¬ 
tas satánicas, todavía 
tabú en la sociedad 
española, señalando 
que el hecho de ser 


tHerto por la poLca o. Simplemente, no sale a 
la luz púbGca para evitar una "alarma social 
innecesana*. Como actividad anexa a este 
tema, se proyecto el video del programa 
Mundo Misterioso, dirigido por Manuel Carba¬ 
llal en la Televisión de Galica, dedicado al 
satanismo en España, que en su día fue 


Por su paite, el Jefe del Grupo de Sectas de la 
Brigada de Información deja Policía Nacional, 
Inspector-Jefe Elíseo Gutiérrez, explicó en este 
curso el funcionamiento de intercambio de 
datos entre distintos cuerpos de seguridad, 
monstrando por primera vez documentos es¬ 
critos y visuales del caso del grupo liderado 
por Heide Fittkau, que sigue estando abierto, 
con algunas declaraciones pendientes de va¬ 
rias personas en Alemania. El Inspector-Jefe 
Gutiérrez enumeró algunos de los grupos sec¬ 
tarios objeto de observación e investigación 
policial en estos momentos. Clausuró el acto 
el periodista Pepe Rodríguez, que discrepó del 
policía respecto a las presuntas intenciones 
suicidas de los seguidores de Heide Fittkau, 
afirmando que los indicios que apuntan en ese 


Inspector-Jefe del CS.P. Santiago Delgado 


El programa lo inauguraron eí sacerdote cató¬ 
lico Ablano Alais y el sociólogo Carlos Coloma, 
quienes centraron sus intervenciones en la 
influencia de las sectas y en la necesidad de 
sensibilizar del peligro que suponen estos nue¬ 
vos movimientos religiosos, no ya sólo para el 
adepto sino también para e! entomo familiar y 
el conjunto de la sociedad. Una de las ponen¬ 
cias más sorprendentes fue la dictada por el 
Inspector-Jefe del Cuerpo Nacional de Policía 
y abogado Santiago Delgado, quien expuso el 
desarrollo de las ideas afines al llamado 
"hitlerismo esotérica, la Orden Thule y el 
interés por el ocultismo de III Re/ch. El 
Inspector-Jefe Delgado mencionó a dos de los 
grupos de corte nazi-esotérico que funcional 
actualmente en nuestro país: El Centro Tradi - 
dona! Asgar y la Hermandad Ana, considera¬ 
dos extremadamente peligrosos por los exper¬ 
tos policiales debido a su caractar xenófobo, 
nazi y revisionista. Cultos que, según sus 
palabras, cuentan con simpatizantes proce¬ 
dentes de un esuaío socal alto y ce cultura 


satanista no es ningún 
delito, sino una creen¬ 
cia que debe ser res¬ 
petada como cualquier 
otra ideología y que 
tan sólo algunas de 
sus prácticas pueden 
ser consideradas delic¬ 
tivas. Camón advirtió a 
los policías que ia ma¬ 
yoría de los movimien¬ 
tos satánicos no son tn 
folclóricos como mu¬ 
chos afirman, pues si 

bien en algunos casos solo se realizan ofren¬ 
das florales en los rituales, otros grupos más 
radicales practican el sacrificio de animales y, 
en algunas ocasiones , incluso de humanos. 
"En España -afirmó- se realizan a diario ritua¬ 
les y prácticas de magia negra, así como 
rituales satánicos en los que se derrama san¬ 
gre humana". Añadiendo que en la mayoría de 
los casos el cuerpo de la víctima no es descu- 


Eliséo Gutiérrez, Jefe del Grupo de Sectas de la Brigada de 
Información del Cuerpo Superior de Polida en Madrid 


sentido no deberían haber sido interpretados 
en sentido literal sino como algo simbólico. 




15 
































L I . 


El Ojo Critico 


EL MODELO DEL AÑO ENTRANTE (II) 

La Aparición de los Ovnis triangulares 

Aeronáutica no convencional oculta tras la casuística OVNI en los Estados Unidos de América 


E i 21 de mayo de 1996, a las 9:45 p.m., 
dos individuos caminando a lo largo de 
la playa en Gulf Breeze, Flon'da, pobla¬ 
ción célebre por los avistamientos/rap- 
tos que tomaron lugar a fines de los anos 80 f 
alegadamente vieron dos OVNIS triangulares 
de gran tamaño volando lentamente sobre la 
bahía hacia el este. La noche siguiente, el 22 
de mayo, ambos OVNIs volvieron a aparecer, 
esta vez al norte de ia playa sobre un muelle 
de pesca. Los testigos-cuatro individuos que 
prefirieron el anonimato-indicaron que se tra¬ 
taba de "aparatos triangulares con pequeñas 
luces anaranjadas en una esquina, a unos 
5.000 pies de altura". Los OVNIs aparecieron 
a las 10:10 p.m. y se desplazaron hacia la 
base aérea Eglin. Nuevamente volvemos -a 
presenciar el vínculo que existe entre estos 
enigmáticos objetos y las bases de la fuerza 
aérea estadounidense. 


En la noche del sábado, iro de junio de 1996, 
dos estudiantes conduciendo a lo largo de la 
carretera estatal 99 en California tuvieron un 
encuentro sensacional. De acuerdo con Matt, 
el chofer, se encontraban cerca del poblado de 
Nicolaus, condado de Sutter, a 32 millas al 
norte de Sacramento y a 20 millas de ¡a base 
aérea Beale, cuando de repente se fijaron en 
una configuración triangular de luces en el 
cielo. El triángulo tenía una potente luz roja en 
el centro que emitía pulsaciones irregulares. B 
OVNI triangular bajó del cielo a una altura de 
500 pies (aprox.) y se movió horizontaímente 
a una posición justo al oeste de la carretera, 
permitiendo que los testigos pudiesen fijarse 
en los detalles. La estructura del objeto era 
oscura, y sus dimensiones eran "las de una 
casa". El objeto repentinamente disparó un 
potente haz de luz verde hacia la tierra, cau¬ 
sando un torbellino de partículas resplande¬ 
cientes. La desaparición del haz coincidió con 
la del vehículo. El ufólogo californiano Richard 
Boyian comentó que el avistamiento del 1ro de 
jmio en California se trataba del más reciente 


de los avistamientos de vehículos 
"antigravitatorios" de forma triangular visto 
sobre el área metropolitana de Sacramento. 
Durante ía noche del domingo 12 de mayo de 
1996, un joven chofer que conducía su vehí¬ 
culo a lo largo de la carretera 76 (Pennsylvania 
Turnpike), pudo detectar un OVNI justo al 
norte de la autopista. "Logré ver un enorme 
triángulo de color negro. Permanecía inmóvil, 
y estaba dotado de luces brillantes en cada 
extremo." El testigo de este inusual suceso se 
dirigía de nuevo hacia su hogar luego de haber 
visitado la casa de su novia en Pittsburgh. El 
triángulo negro estaba posado sobre la cuenca 
del río Conodoguinet, dos millas al oeste de 
Carlisle, cerca de una base militar ; A pesar de 
que se encontraba escuchando un cassette, el 
joven conductor dijo no haber percibido soni¬ 
dos ni señales extrañas. Advierte, sin em¬ 
bargo, que pudo oír un ligero zumbido en su 


oído izquierdo. El OVNI permaneció a la vista 
por 3 minutos antes de desaparecer. 

El 1ro de abril de 1996, Rob McConnell de la 
página de presentación "~ITie X Chronicles" en 
la Internet manifestó que su organización 


recibió un vídeo tomado por un camarógrafo 
amateur en Newbeny, Ontario. El camaró¬ 
grafo afirma haber tomado pietaje del mismo 
objeto celeste durante los pasados seis meses 
- un objeto con la configuración de un trián¬ 
gulo volador. "Us luces son rojas, verdes y 
amarillas. En la punta del triángulo, pueden 
verse a veces luces que parecen faros delante¬ 
ros, y en la parte trasera, luces que parecidas 
a las luces de cola de un automóvil", dice Rob 
McConnell, añadiendo: "el fotógrafo insiste 
que la nave se puede cernerse y volar. Dice 
que cuando la nave se cerner y queda estacio¬ 
naria, aparece un resplandor anaranjado a su 
alreded^ Justo antes de abandonar dicha 
altura, efresplandor anaranjado desaparece y 
puede escucharse un ruido sordo como el de 
una turbina de reacción... 1 '. Otro ovni triangu¬ 
lar fue avistado el 24 de enero de 1996 en 
Redding, California. Un enorme y silencioso 

■ vehículo de forma triangular fue avistado por 
1 David Thomsen, su esposa y varios vecinos. 
I Thomsen aseveró que el objeto tendría 150 
I pies de ancho y 300 pies de eslora, despla¬ 
cí zándose a unas 20 millas por hora. El casco 
9 de la nave tenía un surtido de luces de 
1 colores, y el sorprendido testigo dijo incluso 
1 haber escuchado el sonido de motores a 

■ reacción y el resplandor de postquemadores. 
9 Informes de este tipo han hecho que muchos 
I investigadores opinen que los triángulos son 
9 en realidad vehículos de carga más ligeros 
9 que el aire siendo utilizados por el ejército 
H estadounidense. La misión de semejantes 
9 vehículos sería la de transportar grandes 
9 cargamentos a lugares inhóspitos o de ac- 
9 ceso difícil!. La confección de estos artefactos 
9 no exigiría el uso de tecnología exótica. 

9 El periodista Michael Lindemann entrevistó a 
m un usuario de la Internet, Steve Wingate, 
m quien alegadamente vió un triángulo colosal 


descargar equipo pesado en una región apar¬ 
tada del norte de California. Lindemann pu¬ 
blicó la entrevista en CNI NEWS. Dijo Wingate: 
"Vi un ovni triangular en 1993 en el norte de 
California. Parecía un búmerang que se movía 



16 




















El Ojo Crítico 



muy lentamente, porque estaba cubierto de 
luces ambarinas increíblemente brillantes, 
hasta que pasó directamente sobre mí. En ese 
momento, me di cuenta que se trataba de un 
triángulo equilátero con un motor de márcha 
tipo reacción-iónico en cada vértice. Radiaban 
una luz azulada." 

Aunque el motor reacción-iónico es pura espe¬ 
culación del testigo, recalcó que estos eran 
extremadamente silenciosos y muy grandes. 
"La nave era casi completamente silenciosa. 
Cuando comenzó a descender, las luces amba¬ 
rinas se apagaron y se encendieron estrobos 
en las superficies superiores e inferiores del 
triangulo. Estos comenzaron a parpadear con 
gran brillantez, alternándose tres o cuatro 
veces por segundo. El objeta aterrizó detrás 
de una colina, descargó camiones pesados, 
tanques o equipo diesel (por el sonido que 
hadan) y despegó de nuevo. Regresó al lugar 
45 minutos después, aparentemente para re¬ 
cuperar los vehículos, y se dirigió en la direc¬ 
ción general de la base Travis de la fuerza 
aérea. Otro investigador, Mark McCandlish, 
manifestó que el vehículo visto por Wingate 
guarda cierto parecido con prototipos militares 
cuya existencia se conoce. Los prototipos no 
guardan parecido alguno con los dirigibles 
tradicionales e integran configuradones exóti¬ 
cas, diseñadas para movilizar cargas pesadas 
de manera silenciosa. 


el horizonte. Semanas más tarde, otro objeto 
triangular haría acto de presencia sobre el 
condado de Wicklow en Irlanda. El testigo 
anónimo de este encuentro salía de su hogar 
a las 8:30 p.m. cuando percibió un sonido 
zumbante directamente sobre él. Se trataba a 
de un enorme triángulo negro más oscuro que 
la noche, con tres luces blancas en cada 
esquina y una luz roja parpadeante de grande 
dimensiones en el centro del fuselaje de! 
aparato. El objeto comenzó a acelerar a la 
misma vez que la luz roja parpadeaba con 
mayor insistencia, alejándose de la zona. El 31 


triángulos voladores planos con grosor de 18 
metros y envergadura de 60 metros. Sólo se 
sabe que ichos vehículos poseen excelentes 
calidades antirradar y que su costo es muchí¬ 
simo más bajo que el de los interceptores 
convencionales. Para diciembre de 1997, la 
NASA informó que pensaba realizar conferen¬ 
cias sobre la antigravitación-a puertas 
cerradas-para centros de investigación de las 
grandes universiadas, laboratorios con fines 
bélicos, contratistas militares y afines. Se co¬ 
mentó que e) contenido de dichas charlas 
"revolucionaría la industria de la aviación". 


Casos recientes 

El 4 de octubre de 1997, a eso de las 19:15 
horas, Jim Hickman se percató de la presencia 
de un objeto inusual en el cielo sobre Elk City, 
Oklahoma (EE.UU.). Hickman señaló que al 
ver el objeto, salió de su hogar con unos 
prismáticos de lO'xSO' y su cámara fotogrᬠ
fica. El aparato en cuestión era un triángulo 
volador centellante con lo que parecía ser un 
agujero en su centro. La brillantez del ovni era 
comparable con la de una luna llena, lo que 
permitió que el testigo tomase varias fotos en 
película de 35 milímetros. Veinte minutos des¬ 
pués, otro triangulo con las mismas señas se 
unió al primero, y ambos desaparecieron hada 


de octubre de 1997, la estación de radio WSB 
en Georgia (EE.UU.) informó que los frecuen¬ 
tes informes de avistamientos ovni en dicho 
estado estaban relacionados con aviones ex¬ 
perimentales en forma de "U" siendo probados 
en el Fuerte Benning. Se sabe a cienda derta 
que para 1980 el ejército estaba trabajando 
con un aparato de pilotaje remoto (RPV) deno¬ 
minado "Aquila", que era un "ala voladora" 
con una hélice en la popa. Este anundo radial 
coincidió con un artículo en la revista Popular 
Mechanics (Nov. 1997) titulado "Cazas sin 
Pilotos", que trataba sobre vehículos de com¬ 
bate no-tripulados (UCAV) siendo diseñados 
por las grandes compañías de aviación como 
Lockheed Martin, Boeing y Norhtrop. La apa¬ 
riencia general de dichos aparatos es la de 


¿Tendrá alguna reladón con el enigmático 
método de propulsión de los triángulos volado¬ 
res? 

En resumen 

Los ovnis triangulares, al igual que sus ances¬ 
tros de forma discoidal, no parecen estar 
limitados por hora del día, geografía ni cual¬ 
quier otra consideradón. Han demostrado ser 
sumamente capaces de volar a baja altura 
sobre lugares densamente poblados (España, 
Francia) sin atraer la atención de los radares 
de tierra. También han demostrado disponer 
de una especie de "sentido" adicional: un 
componente psíquico que ha llevado a muchos 
testigos a pensar que los objetos son seres 
vivos. En un buen número de casos, se han 
perdbido efectos físicos sobre los testigos que 
van desde jaquecas hasta síntomas pareados 
a los de una gripe de corta duración. 
¿Vehículos sólidos? ¿Proyecciones interdimen¬ 
sionales capaces de asumir cualquier forma? 
El lector puede seleccionar por sí mismo -el 
tribunal aún no ha emitido su fallo. 




17 












El Ojo Crítico 



NUEVAS INFORMACIONES SOBRE EL CASO MEIER 


de su grupo, e! Semjase SHver 
Star Canter, comenzó a comer¬ 
cializar dichas fotografías, aña¬ 
diendo incluso imágenes de algu¬ 
nos de los supuestos alienígenas 
pleyadianos con ios que afirmaba 
contactar. Dos de esas fotogra¬ 
fías, que han dado la vuelta al 
mundo, muestran, siempre se¬ 
gún Meier, a dos de las pleyadia- 
nas que le han trasmitido sus 
enseñanzas, llamadas Asket y 
Ñera. Dichas imágenes, que pre¬ 
sentan una serie de irregularida¬ 


E ! investigador, y buen amigo, Pedro P. 
Canto, no ha facilitado unas fotografías 
cuyo interés para la comunidad ufoló- 
gica nos parece extremadamente rele¬ 
vante, por esa razón nos apresuramos a ha¬ 
cerlas públicas. 

Como recordarán todos los estudiosos del los 
grupos de contacto OVNI, a mediados de los 


El pasado mes de Mayo, y el propio 
Billy Meier admitía que las fotos 
tomadas (y comercializadas) por él 
no mueslran "realmente" a las ex¬ 
traterrestres Asket (la rubia) y 
Ñera, "sino a sus dobles exactas 
norteamericanas", afirmando que 
se trata de una operación de confu¬ 
sión "elaborada por los Hombres de 
Negro y su malicioso y engañoso 
proceder" Pese a ello, ambas foto- 


años 70 el suizo Eduard "Billy" Meier acaparó 
gran protagonismo en el panorama interna¬ 
cional del cultos ET, a! facilitar a los investiga¬ 
dores docenas de fotografías y filmaciones de 
las supuestas naves extraterrestres con las 
que afirmaba comunicarse. Tras la fundación 


grafías, incluidas en su 
catálogo comercial de imᬠ
genes con los números 
110 y 111, no serán retira¬ 
das de la venta del Serrh 
jase SHver Star Center. 

Nosotros agradecemos 
profundamente las infor¬ 
maciones facilitadas por 
Pedro Canto, y ponemos a 
disposición de los investi¬ 
gadores españoles estas 
reveladoras fotografías, 
que consideramos de gran 
importancia para evaluar 
eí Caso Meier. 


taba el mismo desenfoque, como si fuesen 
imágenes bidimensionales". 


Pues bien, tal y como nos ha informado Pedro 
P. Canto, recientemente dos investigadores, el 
alemán Kal Koff y el suizo Luc Buergin, han 
localizado en los archivos televisivos america¬ 
nos unas imágenes extremadamente intere¬ 
santes. Se trata de! Dean Martin Show, un 
programa de los años 70, presentado por e! 
famoso cómico, en el que actuaban dos adri¬ 
ces sospechosamente parecidas a Asket y 
Ñera. Presuntamente Meier tomo las fotos de 
las supuestas alienígenas píeyadia- 
nas directamente de la pantalla del 
televisor. 


des detectadas por los analistas 
fotográficos, fueron tomadas, se¬ 
gún Meier, dentro de una de sus 
naves espaciales, siendo alterada 
la emulsión fotográfica por el 
"campo magnético de la nave". 
Sin embargo los investigadores 
sospechaban del hecho de que 
en ambas imágenes "no había 
una aproximación al enfoque 
sino que toda la imagen presen- 


Foto superior izquierda, ía supesta extrate¬ 
rrestre Asket, en la foto inferior izquierda en 
compañía de Ñera. Ambas tomadas.por Billy 
Meier (en el centro). 

Las otras fotografías pertenecen a videos del 
Dean Martin Show, un programa de la televi- j 
sión norteamericana de los años 70, con 2 
bailarinas muy parecidas a las ETs de Meier, 


18 
























































El Ojo Crítico 


ARCHIVO DE PRENSA: Crímenes Esotéricos 


Diario Las Provincias 
Miércoles 24 de Agosto de 1988 

Inglaterra: Un ex monaguillo que se creía 
el anticrísto mató atrozmente a una monia 

LONDRES 


Un tribunal escocés ordenó la reclusión indefinida 
en un hospital para enfermos mentales de un joven de 23 
artos que cree ser el anticristo y asesinó a una monja en un 
ataque del más horrible grado de violencia y barbarie. 

Mark Reynolds, educado en la religión católica de 
la que se apartó para practicar ritos satánicos y entrenarse 
en los métodos de los karatekas asesinos japoneses dio 
muerte el pasado 6 de mayo a la religiosa Josephine 
Ogilvy. 

El joven había elegido a su víctima, pues llegó ese 
día al centro pastoral de la catedral y preguntó por “una 
monja bajita que trabaja como asistente social”, según los 
testimonios escuchados durante el juicio! 

Una vez introducidos en la oficina de la religiosa, 
Reynolds se abalanzó sobre ella, consiguió dejarla des¬ 
nuda de cintura para arriba, le cortó un pezón y parte de 
una oreja con unas tijeras, le mordió todo el cuerpo y luego 
saltó sobre ella, hasta romperle ocho costillas. 

En total, la hermana Josephine sufrió 60 heridas, 
pero probablemente muchas le fueron infligidas por Rey¬ 
nolds cuando ya estaba muerta como consecuencia de la 
fractura de laringe. 

El joven se declaró culpable de homicidio por 
razones de responsabilidad disminuida y también recono¬ 
ció su culpabilidad en dos graves delitos sexuales. 

En el proceso se relató cómo Reynolds, que en su 
infancia actuó como monaguillo en muchas ceremonias 
religiosas, fue apartándose del buen camino cuando su 
familia se trasladó desde Liverpool a Aberdeen, donde el 
joven empezó a consumir drogas, a juntarse con delin¬ 
cuentes y a practicar ritos satánicos. 

También en Aberdeen empezó a hacerse un fanᬠ
tico de los Tiinja'*, karatekas asesinos, y de los videos de 
artes marciales. 

Reynolds se enorgullecía ante sus amigos de se el 
anticristo y llevaba siempre un crucifijo boca abajo como 
símbolo de sus creencias satánicas y adorno de su vesti¬ 
menta habitual, que consistía en una banda en la cabeza al 
estilo de los karatekas, pantalones de combate y botas 
militares. 

Durante la última jornada del juicio dos psiquiatras 
determinaron que Reynolds padece esquizofrenia y no 
puede distinguir el bien del mal. 


Diario ABC 

Martes 29 de Diciembre de 1987 


Asesina a dos niños porque se lo “ordenó Satán” 


PROVIDENCE (Estados Unidos). Afp 


El asesinato de dos nirtos, de seis y nueve años, por un individuo, 
aún no detenido y que dice actuar “por orden de Satán", mantiene aterrori¬ 
zada a la localidad estadounidense de Providence. Asimismo, el pasado 
viernes, la Policía local recibió un mensaje del supuesto autor de los 
crímenes, en el que amenazaba con volver a repetir su acción. 

El cuerpo de uno de los nirtos, desaparecido de su casa desde el 
pasado dia 4, fue hallado en el interior de un estanque, en las proximidades 
de la citada población. La autopsia practicada al cadáver reveló que el 
muchacho murió por asfixia, y se apreciaron numerosas contusiones en el 
pecho. El cuerpo del otro niño fue encontrado también en un estanque. 


Diario La Voz de Galicia 
Viernes 20 de Marzo de 1998 


Asesinan a sesenta ancianas en Tanzania por 
sospechas de brujería 

DAR ERSALAM. Efe 


Al menos 64 ancianas fueron asesinadas en los pasados dos años en 
la región de Tabora (centro de Tanzania) por supersticiosos que creían que 
las mujeres practicaban la hechicería, según informaba ayer una agencia 
local de noticias, que cita a un portavoz oficial. Exaud Mmari, el coman¬ 
dante policial de Tabora, dijo que 36 ancianas, "‘sospechosas de ser brujas'’ 
fueron asesinadas en 1996 y otras 28 el año pasado. El policía añadió que el 
asesinato de las ancianas acusadas de hechiceras es algo usual en Tabora y 
las regiones norteñas de Mwanza y Shinyanga. “La mayoría de las ancianas 
asesinadas tienen ojos enrojecidos y son acusadas de embrujar principal¬ 
mente a los niños, incluidos sus propios nietos” señaló Mmari. 

El funcionario policial añadió que muchas veces son los mismos parientes 
de las ancianas, en su mayoría octogenarias, los que contratan asesinos a 
sueldo para eliminar a las mujeres por temor de que “hagan conjuros 
maléficos*' contra ellos. 


| Diario de Cádiz 

/ tbado 30 de Diciembre de 1995 

Extraña muerte de una pareja en Grecia 

Un extraño crimen se ha descubierto en la isla griega de Creta, donde fueron hallados, el 24 de 
diciembre, los cuerpos horriblemente mutilados/ de una joven pareja de novios italianos. Las victimas, 
Deborah Portoghese y Giovanni Baú, de 23 y 43 años respectivamente, eran seguidores de una secta y 
apasionados del esoterismo y la magia negra, y se hallaban en Creta de vacaciones. Sus cadáveres han 
aparedcido unidos, casi arrancada de cuajo la cabeza de él, irreconocible el rostro de ella. Junto a sus 
cuerpos apareció una bolsa de piel negra, con el número 666 -el del Anticristo- escrito en rojo. En una 
gruta cercana aparecieron cruces quemadas, entre cuyas cenizas habla un medallón con símbolos mágicos y una 
hoja donde se lela: "Tu hijo en peligro". 


19 

























> 


El Ojo Crítico autoriza la utilización de los reportajes incluidos en esta publicación citando la fuente de origen 


*1 I 


EL OJO CRITICO 


Apartado de Correos 1177 
15080, La Coruña 
España 


Email: fumador@arrakis.es